Altos niveles de colesterol en el organismo pueden ser un indicador de riesgo para padecimientos cardíacos y otras afecciones de salud. Este problema se puede corregir con una dieta y hábitos de vida saludables, como la práctica de ejercicio físico.

Altos niveles de colesterol en el organismo puede ser un indicador riesgoso para padecimientos cardiacos

Altos niveles de colesterol en el organismo pueden ser un indicador de riesgo para padecimientos cardíacos.

Colesterol

Pero antes de hacer cualquier cosa, debes tener en cuenta que el organismo humano posee dos tipos de colesterol: el bueno (también denominado HDL) es una tipología de grasa que contribuye a limpiar las arterias y por tanto mejora el sistema circulatorio y el corazón; y el malo (o LDL) que es una grasa que se acumula con el tiempo en las paredes de las arterias y puede afectar considerablemente la circulación de la sangre e incluso ocasionar taponamientos.

Según fuentes especializadas, aunque este componente orgánico es producido por el hígado, se estima que cerca del 20 o el 30% proviene de los alimentos que consumimos.

Por tal motivo, la alimentación es uno de los principales factores a cuidar para prevenir enfermedades generadas por el aumento del colesterol en el torrente sanguíneo y se puede complementar con la práctica de ejercicio físico regular.

Ejercitarse y mantener una condición física favorable, no solo es una cuestión estética,sino que ayuda a reducir el colesterol

Practicar ejercicio y mantener una condición física favorable, no sólo es una cuestión estética,sino que ayuda a reducir el colesterol.

Ejercicios

Practicar ejercicio y mantener una condición física favorable, no sólo es una cuestión estética sino que ayuda a limpiar las arterias y evita las obstrucciones, pues reduce el colesterol LDL (desfavorable) y aumenta el colesterol útil para las personas.

Esta práctica además disminuye la incidencia de otras condiciones devastadoras para nuestro organismo como la arteriosclerosis, la diabetes, la obesidad, la formación de coágulos de sangre, la presión arterial elevada y el estrés.

Investigaciones

Según estudios de prestigiosas entidades académicas, las personas con una mala condición física tienen mayores riesgos de presentar niveles altos de colesterol a la edad de 30 años, mientras que aquellos con mejor estado retrasarán dicho problema unos 15 años, o sea, hasta los 45.

En las investigaciones realizadas, los científicos valoraron el colesterol total, los niveles de triglicéridos y de grasas favorables o perjudiciales, para registrar el comportamiento metabólico con el paso del tiempo.

Tales estudios corroboraron la premisa de que el ejercicio aeróbico pone en función muchos músculos y necesita oxigenarlos durante la práctica, lo que beneficia la producción de colesterol HDL (favorable) y mejora la salud arterial.

Recomendaciones

El ejercicio físico es un componente indispensable para asegurar una buena salud cardiovascular. Practicarlo con regularidad y mantener la condición física implica un riesgo menor de ataques cardíacos, afecciones cerebrales y fallecimiento cardiovascular prematuro.

No existe un método único para estar en forma, pues si bien muchos prefieren actividades en el exterior, otros simplemente desean ir al gimnasio. En este sentido, puedes consultar a tu médico para que te indique qué puedes practicar teniendo en cuenta tus limitaciones de salud.

El ejercicio aeróbico pone en función muchos músculos lo que beneficia la producción de colesterol HDL (favorable)

El ejercicio aeróbico pone en función muchos músculos lo que beneficia la producción de colesterol HDL (favorable).

En el caso de personas sedentarias o que quieran empezar alguna actividad en particular, los médicos recomiendan empezar con moderación y paulatinamente aumentar la intensidad hasta lograr la resistencia a la práctica física.

Por otra parte, si decides ir por tu cuenta, los expertos indican caminar rápidamente, nadar, montar en bici o practicar algún deporte colectivo como fútbol o básquet.

Eso si, para ejercitarnos correctamente, debes hacer 150 minutos semanales de intensidad moderada o 75 minutos de carga intensa, lo cual puedes distribuir con media hora de actividad por cinco días continuos.