Uno de los objetivos fundamentales del tratamiento que reciben las personas diabéticas es el control sistemático de los niveles de glucemia, a fin que estos permanezcan dentro de los límites recomendados durante la jornada diaria. Para ello se sugieren algunas acciones que a nivel individual contribuyen a este fin. Sobresalen aquí el fomento de una dieta saludable y la práctica dosificada de ejercicios físicos, así como la utilización de insulina o antidiabéticos orales.

El uso y control equilibrados de insulina requiere de cada persona diabética un conocimiento, aunque sea elemental, de cómo los alimentos que ingiere repercuten en los niveles de glucosa en sangre, particularmente los hidratos de carbono o carbohidratos.

Los hidratos de carbono inciden directamente en los niveles de glucosa sanguínea

Los hidratos de carbono inciden directamente en los niveles de glucosa sanguínea.

Este es el criterio que la doctora Joalice Villalobos sostuvo en la ponencia «Contando carbohidratos con nuestros pacientes», que recientemente presentó en una serie de encuentros desarrollados entre la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo y los laboratorios Novo Nordisk, líderes mundiales en el campo de la diabetes mellitus.

La especialista en endocrinología pediátrica expresó además que contar los hidratos de carbono es una manera de organizar la comida diaria y de equilibrar la glucemia, sabiendo lo que aportan estos alimentos y la insulina a inyectarse. Los hidratos de carbono inciden directamente en los niveles de glucosa sanguínea pero deben ser parte de la dieta porque constituyen una fuente energética para el organismo, recalcó la Dra. Villalobos.

Dra. Joalice Villalobos

Dra. Joalice Villalobos.

Igualmente la experta explicó que este método se aconseja a aquellos pacientes con diabetes que necesitan de tratamiento intensivo con insulina y controlarse la glucemia varias veces al día. Precisó que el fin del procedimiento es que aprendan a vivir con la enfermedad de la mejor manera posible.

Ideas equivocadas sobre contar los carbohidratos

La Dra. Villalobos explicó también algunas ideas erróneas sobre contar los carbohidratos, que se han hecho muy comunes entre pacientes y familiares. En este sentido, aclaró que es necesario desmitificar interpretaciones como las siguientes:

  • De acuerdo con las dosis de insulina se conforma el plan alimentario.

La Dra Villalobos sostiene en su tesis que debe ser todo lo contrario; o sea, el estilo de vida y las necesidades nutricionales de la persona pautan las dosis y tipo de insulina a utilizar. De ahí que solo se use la necesaria, aun cuando se esté bajo seguimiento para perder peso. Si se come menos cantidad de alimentos, se utiliza menos insulina.

  • Contar los carbohidratos fomenta hábitos alimentarios incorrectos.

Este es un criterio erróneo, explica la especialista, porque si la persona conoce la composición de los alimentos, entonces puede escoger con mucha más precisión las raciones que va a consumir. Esto es sumamente válido para circunstancias como los eventos sociales en los que se sirve todo tipo de comida.

  • Se incrementa el peso corporal.

Falso. Se aumenta de peso porque se come más de lo que realmente necesita el organismo. Sucede tanto a las personas diabéticas como a aquellas que no lo son.

  • Toda persona diabética debe ingerir tres comidas y tres aperitivos.

Villalobos expresa que esta idea es acertada si la persona se inyecta insulina regular o de acción intermedia (NPH), las que pueden desencadenar hipoglucemias. Por lo que el paciente debe ingerir alimentos varias veces en el día, además de las comidas habituales. A partir del desarrollo de medicamentos similares se utiliza la llamada insulina de acción prolongada una vez al día, mientras que se aplican entre tres o cuatro dosis de insulina de acción rápida cada vez que se ingieran alimentos; es decir, tres o cuatro veces al día.

  • Se agota la reserva de insulina en el páncreas.

La Dra Villalobos plantea que el uso activo y anticipado de insulina se relaciona con la protección de las células ß y una evolución favorable de la diabetes.

El uso y control equilibrados de insulina demanda de cada persona diabética un conocimiento de cómo los alimentos que ingiere repercuten en los niveles de glucosa en sangre

El uso y control equilibrados de insulina demanda de cada persona diabética un conocimiento de cómo los alimentos que ingiere repercuten en los niveles de glucosa en sangre.

La diabetes mellitus es un padecimiento crónico que aparece como consecuencia de la secreción deficiente relativa o absoluta de la insulina. Esta hormona permite que la glucosa que proviene de los alimentos, pase a las células para que allí sea transformada en energía. Con la diabetes tipo 1 hay que utilizar insulina de manera intensiva desde el mismo diagnóstico, mientras que con la diabetes tipo 2 se puede utilizar al comienzo de la enfermedad o posteriormente.