Un aumento de los triglicéridos y colesterol en la sangre de una persona provoca la estrechez y endurecimiento de arterias y venas (aterosclerosis) puede ser peligroso, pero cuando sucede esto en personas que presentan diabetes, se corre un mayor riesgo.

Tanto el colesterol LDL (malo) como el HDL (bueno), son importantes para el organismo

Tanto el colesterol LDL (malo) como el HDL (bueno), son importantes para el organismo.

Debido a que la glucosa no puede entrar a la célula producto de la insuficiencia de insulina, la presencia de glucos en el torrente sanguíneo aumenta y esto trae asociado la posibilidad de un deterioro rápido de las arterias  y venas. Es por esto que quien vive con diabetes mellitus y abandona el cuidado del nivel de colesterol en su cuerpo, corre un riesgo mayor de presentar afecciones cardiacas.

Hay dos clases de colesterol, uno es la lipoproteína de baja densidad (LDL) también conocido como colesterol dañino, y la lipoproteína de alta densidad (HDL) llamado colesterol bueno. Los dos son imprescindibles para un buen funcionamiento del organismo, puesto que ayudan al cuerpo a desempeñar varias funciones, como es la fabricación de las hormonas reguladoras de la reproducción y el metabolismo; también, el colesterol es muy significativo para el funcionamiento de neuronas.

Para que los niveles de colesterol se consideren dentro de un rango normal la medición debe ser menor a 200 mg/dL (miligramos por decilitro) y los triglicéridos deberán estar entre 90 y 150  mg/dL.

Toda la carne roja no es alta en grasas y colesterol

Toda la carne roja no es alta en grasas y colesterol.

El colesterol se encuentra presente en varios alimentos que forman parte de la dieta nuestra diaria, como ejemplo, las conocidas grasas saturadas presentes en el huevo, las carnes rojas y la gran mayoría de los productos lácteos.

¿Qué debemos comer?
Ciertas personas creen que cuando tenemos el colesterol alto,  los médicos o nutricionistas sugieren evitar el ingestión de carnes. Sin embargo, toda la carne roja no es alta en grasa y colesterol, y hay cortes magros con un contenido bajo de las mismas, que son bastante saludables; es más, las carnes aportan proteínas y hierro a nuestro cuerpo, necesarios para un óptimo funcionamiento del mismo.

La mayoría de los pescados presentan bajo contenido de grasas y no tienen colesterol; pero los mariscos si presentan elevados contenidos de éste.

No todos los lácteos son dañinos, solo el queso curado y las cremas, ya que presentan un alto contenido de colesterol y grasas, pero el queso fresco, la leche desnatada y semidesnatada, el yogurt y determinados productos tienen bajas grasas y son recomendados para pacientes con diabetes.

La carne aporta proteínas y hierro a nuestro cuerpo

La carne aporta proteínas y hierro a nuestro cuerpo.

Cabe destacar que no todas las personas con diabetes mellitus están en riesgo de presentar cardiopatías, sólo los que descuidan su dieta alimentaria, realizan una baja actividad física o renuncian a sus tratamientos médicos, presentan en un futuro complicaciones.