Andy, el robot español con diabetes, fue la última novedad presentada en la Universidad Politécnica de Valencia. De manera bienal el centro organiza este certamen para vincular las investigaciones con la sociedad. Por eso, en cada uno de estos encuentros se presenta un centenar de prototipos, modelos y productos desarrollados en los diferentes espacios de acción académica.

Con el lema de “Repensado y hecho”, esta exposición brinda la oportunidad de apreciar la labor de quienes trabajan y estudian en la UPV. Su mayor cantidad de méritos son en campos como la  automoción, la aeronáutica, las aplicaciones móviles, la construcción, la química, las tecnologías, y la agroalimentación.

El objetivo de este humanoide es enseñar a los niños como enfrentar la diabetes.

El objetivo de este humanoide es enseñar a los niños como enfrentar la diabetes.

El primer humanoide con diabetes es obra de este instituto encargado del estudio de la automática y de la informática industrial. Con el robot, se busca mostrar a los niños cómo regula el organismo el azúcar.

Para lograrlo, Andy tiene adentro incorporado un dispositivo que informa de sus niveles de glucosa al momento. Se trata de un simulador. El mismo responde de acuerdo con el ejercicio físico que realiza el robot y la cantidad de insulina que se da.

Durante el evento Desafío Robot, también con sede en Valencia, Andy tuvo la oportunidad de demostrar como interactúa con las personas y qué ordenes ejecuta al escucharlas. Una interacción con los humanos que bien se podría ajustar al campo de la educación.

El robot reconoce algunas acciones de voz. Pudiéramos solicitarle, por ejemplo, que realice algún ejercicio. Tras concluir, él simula ciertos síntomas normales en la hipoglucemia. Comenta cómo se siente, lo que pudiera necesitar para mejorarse, y sugiere una dosis de insulina.

Así el niño pequeño aprende las consecuencias que puede traer consigo la dosificación correcta o incorrecta de la insulina. También capta mejor la terapia de la diabetes.

Otros robots contra la diabetes

La tecnología transforma el acto de aprender en un placer.

La tecnología transforma el acto de aprender en un placer.

Andy es el primer robot en España con diabetes, pero no el único en el mundo. Existen otros en diferentes regiones elaborados con la financiación de la Unión Europea. Charlie y Robin son los nombres de los otros robots. En el caso de Charlie, se trata de un robot social asociado a varias aplicaciones para móviles inteligentes. El mismo es instruido y supervisado por diabetólogos, nutricionistas, enfermeras y psicólogos que fijan tareas para los niños.

Hace varios años que la tecnología educativa aprobó su efectividad. Suele ser especialmente exitosa en los niños con diabetes, sobre todo en aquellos que no tienen edad para comprender qué es lo que les pasa. Con este tipo de educación, se facilita que asuman su enfermedad como algo natural y posible de controlar. El uso de la tecnología convierte el proceso de aprendizaje en algo mucho más placentero así como fácil de entender para ellos.