El incremento de las temperaturas pudiera elevar el peligro de que desarrollen diabetes gestacional las embarazadas, revela una investigación publicada por Health Day.

De acuerdo con los expertos, en temperaturas más frías durante el periodo de gestación las mujeres son menos susceptibles de debutar con una diabetes. En climas más calientes, sucede lo contrario.

Si, en efecto, se validara esta tesis, los hallazgos tendrían repercusión en la prevención de la enfermedad. Aunque la doctora Gillian Booth, una de sus autoras, resalta que el tipo de clima solo incide en un pequeño aumento del riesgo.

Aun así el número de futuras madres afectadas podría ser grande, dice la científica, quien trabaja en el Hospital de St. Michael, de Toronto, en Canadá.

Por otro lado, en las zonas geográficas donde hay olas de calor es posible que aumenten los casos. El cambio climático incide en estas probabilidades, indican los investigadores.

Sin embargo, otros expertos no confían en estos razonamientos.

El cuerpo humano regula su temperatura para mantenerla aproximadamente constante (alrededor de 36,5 °C).

El cuerpo humano regula su temperatura para mantenerla aproximadamente constante (alrededor de 36,5 °C).

Debates sobre la diabetes gestacional

Los nexos entre el peligro de diabetes y la temperatura son un asunto “ardiente”, explica el doctor Joel Zonszein, jefe del programa contra la diabetes que auspicia el Centro Montefiore, en Nueva York.

El especialista considera que es muy pronto para tomar como verdades los resultados de este estudio, pues no reveló un vínculo directo de la causa con el efecto. En su opinión, ninguna mujer embarazada o que desee estarlo debe atender a estos descubrimientos ahora. Se necesitan más investigaciones.

Tampoco se demuestra que el cambio climático incida en el fenómeno. Se desconoce si el aumento de las temperaturas mundiales incidirá en el incremento de diabetes gestacional en todo el planeta o solo en Canadá, dice Zonszein.

Destacó que este tipo de enfermedad es temporal. Aparece en el segundo trimestre del periodo de gestación. Exactamente se evalúa de las 24 a las 28 semanas.

Solo las células conocidas como grasa marrón explicarían un probable vínculo entre el riesgo de una diabetes de este tipo y los grados celsius, comenta Zonszein debido a que ellas queman energía en vez de almacenarla.

Gillian Booth teorizó sobre la posibilidad de que las temperaturas gélidas liberen la actividad de esa célula. De esa manera se mantiene bajo control el incremento del peso corporal. Eso también podría reducir nuestra talla, con lo cual se optimizan los niveles de glucosa.

Pero Zonszein afirmó que son muchos los elementos del medio ambiente que detonan la diabetes gestacional. Destacan la ingesta exuberante de alimentos, las bebidas demasiado azucaradas, no hacer ejercicios físicos, mantenerse estresados o no dormir. La genética también determina.

En temperaturas más frías durante el periodo de gestación las mujeres son menos susceptibles de debutar con una diabetes.

En temperaturas más frías durante el periodo de gestación las mujeres son menos susceptibles de debutar con una diabetes.

Profundizando en la ciencia

Para la mencionada investigación, los científicos estudiaron unos 500 000 bebés nacidos en la región de Toronto en poco más de una década. Observaron el promedio de la temperatura al menos un mes antes de realizarse las madres los exámenes de diabetes. Después, compararon las temperaturas con los resultados de las pruebas médicas.

Los resultados demostraron que quienes vivían en un medio por debajo de los 10 grados Celsius, tenían menos del 5 % de diabetes en el embarazo. Por el contrario, el 8 % de quienes estuvieron sobre los 25 grados de temperatura fueron más propensos a la enfermedad.

Quedan aún por establecer nexos más firmes para validar este estudio.

Quedan aún por establecer nexos más firmes para validar este estudio.

Se incrementó ligeramente la probabilidad cuando se llegaba a los 18 grados. No incidió el clima del sitio donde nacieron las madres.

La doctora Booth sugiere que las mujeres regulen las temperaturas de sus hogares. Eso les facilitará un embarazo más saludable.

En septiembre de 2016 una investigación de Suecia corroboró estos resultados. La misma reportó vínculos entre diabetes gestacional y embarazo. Expertos hallaron que la presencia de la enfermedad es más habitual en verano.