Traza un plan B para cuando te sientas enfermo. Las enfermedades suelen golpear el organismo humano con severidad. Si padeces de diabetes sabrás que, además, elevan bastante la cantidad de azúcar en sangre. Eso ocasiona trastornos que podrían llevar a un estado de coma hospitalario.

Para prevenir que cualquier enfermedad ligera se trasforme en un grave problema, los diabéticos deben tener alguna estrategia. Un táctica definida les permitirá mantener a mano todo lo que necesitarán para sentirse seguros y tranquilos. Libera de estrés innecesario saber que contamos con los recursos para asistirnos o que nos asistan.

Siempre es bueno dejar claro en casa donde están nuestras medicinas y a quien llamar en caso de un agravamiento.

Siempre es bueno dejar claro en casa donde están nuestras medicinas y a quién llamar en caso de un agravamiento.

Diabéticos enfermos

 El estrés es la primera sobrecarga que sentimos al enfermar. Para enfrentarlo, el organismo deja libre hormonas que combaten la enfermedad. El problema es que tienen algunos efectos secundarios. Uno de ellos es que incrementan el azúcar en sangre. Eso, para un diabético es fatal pues se interpone en los efectos que debe ocasionar la insulina.

Como consecuencia, es mucho más complicado controlar la glucosa. El resultado de la desestabilización puede ser una cetoacidosis que induzca a un coma diabético. Las mayores probabilidades de que ocurra se dan en quienes padecen de diabetes tipo 1. En el caso de los de diabetes tipo 2, en especial los mayores, se puede originar algo parecido conocido como el  “coma hiperglucémico hiperosmolar no cetósico”.

Cualquiera de estos dos fenómenos, son peligrosos. Pueden llevar a la muerte.

La salud y la enfermedad son parte integral de la vida, del proceso biológico y de las interacciones medio ambientales y sociales.

La salud y la enfermedad son parte integral de la vida, del proceso biológico y de las interacciones medio ambientales y sociales.

El Plan A y el Plan B 

El plan A es cumplir con todas las rutinas de cuidados que impone la diabetes. No saltarse ninguno de los parámetros asegurará que te encuentres en el mejor estado de salud posible.

El Plan B es para casos de enfermedades imprevistas. Apoya a tu médico de cabecera o a tu instructor especializado en diabetes con lo siguiente.

Deja en casa, en un sitio específico, los teléfonos de todas las personas que deben ser llamadas en caso de urgencia.

Especifícale a tu familia en qué momento acudir a tu doctor.

Detállales los horarios en que corresponde medirte los niveles de azúcar en sangre, así como las cetonas presentes en la orina.

Sé cuidadoso y hazles saber qué medicamentos puedes tomar. También háblales sobre los cuidados de tu alimentación.

Asegúrate de poder establecer contacto con tus médicos de noche. Incluso de que puedas localizarlos los sábados y domingos, o en las jornadas festivas.

Repasa todo lo que necesitarías en caso de una urgencia.

Repasa todo lo que necesitarías en caso de una urgencia.

¿Cuándo debe llamar la familia a tu médico?

No siempre. Ni siquiera deben llamarlo cada vez que te tengas un resfriado. Solo deben acudir a él ante fenómenos como los siguientes:

  • Llevas varios días con fiebre y no mejoras.
  • Hace más de 6 horas que vomitas y tienes diarreas.
  • Percibes una alta o moderada cantidad de cetonas en tu orina.
  • Tu glucosa es de más de 240, aunque ya te aplicaste la insulina adicional.
  • Ingieres las pastillas para controlar la diabetes pero la glucosa sube a más de 240. Está así antes de comer y se mantiene así alrededor de 24 horas.
  • Tienes signos de deshidratación, cetoacidosis, u otro problema grave (dolor de pecho, respiras con dificultad, aliento con olor a fruta, lengua y labios secos o partidos).

Prepárate para decir las medicinas que tomas y en qué dosis, el tiempo que lleva así, si puedes alimentarte sin vomitar, si adelgazaste, tu temperatura, y los datos relacionados con el control de  tu diabetes.

Ten tus notas cerca

Sin importar que padezcas de la diabetes tipo 1 o tipo 2, mídete en esos días la glucosa más de lo normal. De no poseer un medidor, consulta el tema con tu médico para obtener uno.

Medicamentos para la diabetes

Aun enfermo, debes continuar con tus medicamentos. No pares ni aunque estés vomitando. Recuerda que el organismo produce glucosa extra cuando uno se encuentra enfermo.

Si tu diabetes es tipo 1, posiblemente necesites alguna insulina de más para reducir el nivel de azúcar en sangre. Si padeces diabetes tipo 2, es probable que uses tus pastillas o por un breve tiempo tengas que inyectarte insulina.

Alimentos

Junto con las comidas habituales, ingiere muchos líquidos sin calorías. El objetivo es que no te deshidrates. Es muy fácil perder líquido si se tienen vómitos, diarrea o fiebre. Con líquido adicional, eliminarás la glucosa extra.