No es sólo durante el embrazo cuando la mujer diabética debe controlar su nivel de glucosa en sangre. La atención  que se le debe prestar a la diabetes debe iniciarse antes y extenderse después de la gestación.

De esta forma, no sólo se evitarán complicaciones de la enfermedad durante el periodo del embarazo, sino que se disminuirán los riesgos de que el bebé se vea afectado y no nazca completamente sano.

La atención a la diabetes debe iniciarse ante y extender hasta luego de la gestación

El cuidado de la diabetes debe iniciarse antes y extenderse tras  la gestación.

Existen algunos consejos que las mujeres diabéticas deben seguir para lograr una gestación placentera. Estos cuidados son recomendables  en todo momento.

Acudir al médico desde la planificación

  • Un primer paso vital es planificar con tiempo y previsión el embarazo. La paciente con diabetes debe consultar a su médico desde que ha decidido quedarse embarazada para que el especialista pueda evaluar la situación y los cambios que la diabetes le ha podido generar a su organismo.

El especialista deberá aconsejar sobre el control de la glucosa en sangre, así como cambiar la medicación en caso de ser necesario y realizar un plan de seguimiento intensivo.

Acudir al médico desde la planificación del embarazo

Acudir al médico desde la planificación del embarazo.

Si tiene sobrepeso, puede ser recomendable que la paciente disminuya la talla antes de quedar embarazada como parte del plan impuesto por el médico para reducir el azúcar en sangre.

  • Una vez haya quedado embarazada, la mujer diabética deberá acudir a consulta con mayor frecuencia que aquellas que no padecen la enfermedad, de manera que conjuntamente con el médico se puedan prevenir complicaciones o detectarlas de forma temprana para evitar mayores complicaciones.

Dieta y ejercicios para un embarazo sano

  • En todo momento la mujer con diabetes deberá cuidar su peso y mantener una dieta equilibrada. Se recomienda acudir a un nutricionista que ayude a la futura mamá a confeccionar un programa alimenticio.
  • Paralelamente se deberán realizar  actividades físicas regulares.
Manten una dieta saludable para tener un embarazo sano

Manten una dieta saludable para tener un embarazo sano.

Es importante consultar al médico para saber cuánto ejercicio hacer y con qué frecuencia para no excederse, aunque como norma se requiere un mínimo de media hora de ejercicios moderados y/o intensos cinco días a la semana.

Tratamiento y control

  • No se debe dejar de lado el consumo adecuado de los medicamentos.
  • Prestar extrema atención a las llamadas hipoglucemias.
Realiza ejercicios para ayudar a equilibrar el consumo de alimentos

Realiza ejercicios para ayudar a equilibrar el consumo de alimentos.

Si consume algún medicamento o se inyecta insulina, la gestante deberá mantener cerca algún dulce en caso de hipoglucemia. Orientar a familiares, amigos y compañeros de trabajo sobre cómo reaccionar ante tales circunstancias puede resultar de gran valor.

  • Por último, no se debe olvidar establecer un control frecuente de la glucemia. Durante el embarazo se requiere mayor energía que causa cambios rápidos de los índices de glucosa en sangre.