La diabetes mellitus es una enfermedad que afecta indistintamente a las personas en todo el mundo. Sin embargo, aunque las bases de su diagnóstico y tratamiento son iguales para los pacientes de todas las edades, hay que prestar atención a las particularidades de la diabetes en la tercera edad.

Los adultos mayores diabéticos necesitan una atención especial

Los adultos mayores diabéticos necesitan una atención especial

El envejecimiento, el desgaste físico, el sedentarismo y  el aumento de peso, son factores de riesgo. En los abuelos,  hay más predisposición a la aparición del trastorno metabólico en la etapa final de la vida.

Para prevenir o retrasar la diabetes, los especialistas realizan recomendaciones. Una es incorporar a nuestra vida hábitos saludables según nuestras capacidades.

Sin embargo, una vez diagnosticada, para controlar la enfermedad y garantizar la calidad de vida, todo cuidado es poco. La razón es que pueden padecer enfermedades como hipertensión, afectaciones cardiovasculares, nerviosas o de los huesos.

En este sentido, también hay que dar un seguimiento estricto al tratamiento con medicamentos. Asistir al médico es fundamental por la insulina, pastillas, fármacos inyectables o el mal uso de todos combinados.

Llevar una alimentación adecuada es de vital importancia tanto en los ancianos diabéticos como en los que no lo son

Llevar una alimentación adecuada es de vital importancia tanto en los ancianos diabéticos como en los que no lo son

Otras medidas que puedes adoptar para controlar la diabetes son las siguientes:

  • Revisar frecuentemente la glucosa en sangre. Niveles demasiado elevados (hiperglucemia) o bajos (hipoglucemia) son perjudiciales para la salud. Estos frecuentemente acaban en episodios que demandan intervención médica urgente. Considerando esto, debes informarte de los mecanismos que existen para monitorear la glucosa sin moverte de tu casa o donde estés.
  • Alimentación Sana. Aunque hablemos una y otra vez sobre ese tema, comer alimentos beneficiosos para el organismo no es todo. Es preciso conciliar la mejor dieta entre doctor y paciente para llegar y mantenerse en el peso adecuado, comer lo que te guste y a la vez controlar los niveles de azúcar.
  • Practicar actividades físicas diariamente mejora sustancialmente el equilibrio glucosa/insulina en sangre en los pacientes diabéticos de edad avanzada.
  • Siga con seriedad su tratamiento y comparta con el doctor  que le atiende los resultados que está obteniendo, también su estado físico y psicológico,  alguna preocupación o cualquier modificación que planee hacer en sus hábitos cotidianos y pudieran afectarle.

Otros consejos

También debe consultar a otros especialistas para atender aquellas afectaciones que vayan surgiendo con los años y que estén asociadas a la diabetes. En este sentido cuide su presión arterial y examine anualmente sus ojos, riñones y sistema cardiovascular.

Prevenga la neumonía y las gripes, revise anualmente sus niveles de colesterol y triglicéridos, pues volúmenes altos elevan el riesgo de padecer afecciones en el corazón.

Toma medidas para cuidar tus dientes y encías, mantén la piel hidratada y cura las cortaduras y moretones para que no aparezcan  infecciones.

Es muy importante además que examines tus pies diariamente. Busca zonas donde se produzcan enrojecimientos y acude a un podólogo en caso de tener callos, llagas, infecciones, cortes o úlceras.

El apoyo de la familia y las personas que le rodean es vital en la salud del adulto mayor

El apoyo de la familia y las personas que le rodean es vital en la salud del mayor

Los mayores también necesitan el apoyo de la familia u otras personas cercanas durante el tratamiento. La compañía y la preocupación de los seres queridos es un aliciente de cualquier enfermedad, y sobre todo en la tercera edad.

En este caso pueden acompañarlos a las consultas médicas y ayudar con la revisión de la piel, los ojos y los pies, la administración de los medicamentos y el seguimiento disciplinado de la dieta.