Un elemento vital en el tratamiento y control de la diabetes en los jóvenes es el diagnóstico temprano. Por eso, la presencia cada vez más marcada de la llamada diabetes oculta, resulta preocupante.

Actualmente entre el tres y el cinco por ciento de los jóvenes españoles viven con diabetes sin saber que la padecen. Esto se traduce en que más de dos millones de personas en España tienen la enfermedad. Y cerca de un millón lo desconoce.

La diabetes oculta empieza tiempo antes de su diagnóstico. Tal hecho, agrava la situación si el enfermo no tiene los cuidados y el tratamiento adecuado. Y ese panorama, incrementa el riesgo de complicaciones y lesiones por la dolencia.

Un elemento vital en el tratamiento y control de la diabetes es el diagnóstico temprano

Un elemento vital en el tratamiento y control de la diabetes es el diagnóstico temprano.

Las estadísticas sugieren que los jóvenes son los más afectados por este fenómeno y que cuando finalmente es diagnosticada, la mitad presentan lesiones en el organismo. La diabetes es una dolencia progresiva, pero el tratamiento de tipo intensivo ayuda a prevenir algunos riesgos, por eso se debe estar alerta si se presenta algún síntoma, para atacar a tiempo la enfermedad.

Las consecuencias de vivir con diabetes sin saberlo pueden ser severas. En España, por ejemplo, la mitad de las amputaciones de pies y piernas son provocadas por la diabetes, mientras que, la enfermedad se presenta como la primera causa de insuficiencia renal y la segunda de ceguera.

Los tipos de diabetes

Existen dos variantes de la enfermedad:

Tipo 1 o diabetes infantil y juvenil: suele aparecer antes de los treinta años, por ello recibe su nombre. Requiere la administración constante de insulina en su tratamiento pues se produce porque el páncreas no genera la cantidad necesaria de insulina o, en algunos casos, no produce ninguna. Cuando se padece los síntomas están muy marcados.

Tipo 2: Es más frecuente a partir de los 40 años en adelante y está muy asociada con la obesidad. En este tipo, el páncreas produce insulina pero las células del cuerpo se resisten a su acción. Su tratamiento es fundamentalmente mediante fármacos y dietas sanas. Al comienzo puede pasar casi inadvertida pues sus síntomas son leves.

A causa de malos hábitos de vida, como el sedentarismo y la comida chatarra, llevan a que se sufra de obesidad desde edades tempranas

A causa de malos hábitos de vida, como el sedentarismo y la comida basura, llevan a que se sufra de obesidad desde edades tempranas.

Causas de riesgo

Padecer diabetes tipo 1 se debe, en la mayoría de los casos, a factores genéticos, en tanto la tipo 2 tiene componentes que están asociados con el estilo de vida.

Algunos elementos que la pueden generar en su segunda variante son:

  • Sedentarismo
  • Sobrepeso
  • Padecer de hipertensión arterial
  • Presentar colesterol alto
  • Ser mayor de 40 años
  • Tener padres o hermanos diabéticos
  • Mujeres cuyo niño haya nacido con más de cuatro kilos de peso o que hayan presentado diabetes en el embarazo

La tipo 2 en los jóvenes

Cada vez resulta más frecuente que adolescentes y jóvenes, e incluso niños, padezcan diabetes de tipo 2, a causa de malos hábitos de vida, como el sedentarismo y la comida basura, que llevan a que se sufra de obesidad desde edades tempranas.

Igualmente, más y más niños sufren del síndrome metabólico, con lo que incrementan el riesgo de padecer algún accidente cardiovascular, al tiempo que dolencias de adultos, como la apnea del sueño (que causa dificultades para respirar mientras se duerme), se presentan cada vez más temprano en la vida.

Los niños y jóvenes deben conocer cómo es su dolencia y cómo tratarla

Los niños y jóvenes deben conocer cómo es su dolencia y cómo tratarla.

Hacerle frente a la diabetes

A pesar de que como promedio los jóvenes en España se inyectan insulina cuatro veces al día y se miden los niveles de azúcar en sangre en al menos cinco ocasiones, menos de la cuarta parte logra controlar su diabetes.

De hecho solo el 13 por ciento de los pacientes entre los 16 y los 24 años tiene un control correcto de la enfermedad.

Por lo que, en conjunto con un diagnóstico temprano, es vital la educación en diabetes. Los niños y jóvenes deben conocer cómo es su dolencia y cómo tratarla. Que cada cual aprenda sobre su padecimiento de forma diferenciada es la clave para tener una vida sana, feliz y normalizada y asegurar un futuro libre de complicaciones.