¿A quién no le gustan las comidas rápidas? ¿Se puede ser diabético y, aun así disfrutarlas? Pues sí. Aunque es probable que la mayoría de estas comidas permanezcan en nuestro organismo mucho más tiempo del que nos gustaría. Ellas se transforman en un exceso de lípidos circulando por la sangre; y en unos cuantos kilos de más.

Una cena o almuerzo de este tipo alcanza unas 1000 calorías. Eso incrementa el nivel de la glucosa por encima de lo normal, lo cual incide negativamente en la diabetes. Entre las principales causas está que poseen un alto porcentaje de calorías y grasas.

Una de las características más importantes de la comida rápida es que puede consumirse sin el empleo de cubiertos, como, por ejemplo, pizzas, hamburguesas, pollo frito, tacos, sándwiches, patatas fritas, aros de cebolla, etc

Una de las características más importantes de la comida rápida es que puede comerse sin el empleo de cubiertos.

Por difícil que sea imaginarlo, de todas formas es posible ingerir comidas rápidas saludables . El primer truco para lograrlo es conocer al detalle la calidad del producto que elijamos. Una segunda técnica es que si ya has tomado una comida rápida ese día, debes tratar que las otras sean más saludables, con vegetales y frutas. Nunca olvides que padeces de diabetes.

Analiza también cómo se cocina lo que deseas. El pollo y el pescado, pudieran resultar de las mejores opciones… pero si no son fritos o rebozados.

La leche descremada es una buena opción.

La leche descremada es una buena opción.

Consejos para comidas rápidas

  • En los desayunos, elije lo mejor en estos casos para un diabético. Las tostadas, leche descremada, zumo de frutas, cereales fríos, creps sin manteca y huevos revueltos, pueden ser algunas opciones. Evita las grasas.
  • Mucho cuidado con palabras tales como “gigante”, “de lujo”, o “tamaño grande” al hacer el pedido. Porciones gigantescas de algo significan más calorías. Eso quiere decir: un exceso en colesterol, sal y grasas.
  • Pide los alimentos sencillos, sin aderezos, mayonesa o salsas. En su lugar puedes agregar mostaza y algunas ensaladas.
  • Elude las hamburguesas “súper” o dobles. Tampoco mires las salchichas acompañadas de queso. El queso posee 100 calorías extras cada 28 gramos aproximadamente, más sodio y grasas.
  • En el caso de la comida rápida de México, puedes comer fajitas, tacos livianos y otros comestibles que no estén fritos. Mejor pollo que carne de vacuno. Agrega tomates y lechuga. Nada de guacamole o crema agria.

Evita tomar varias comidas rápidas el mismo día.

  • Con respecto a la comida china, no son muy saludables. Recuerda que muchas ofertas son fritas o saladas, sobre todo las salsas.
  • En la comida italiana, la pizza puede ser una buena elección. Opta por la pizza delgada con ingredientes vegetales. Limítate a comer una o dos porciones. La carne vacuna y el queso adicional suman calorías, grasa y sodio.
  • De postre puedes tomar yogur helado pero sin azúcar ni grasas. Los helados y sorbetes de agua contienen menos lípidos y calorías que los de crema. Pero no olvides que poseen mucho azúcar.