Más que una dieta alimenticia, a la dieta mediterránea se le considera una forma de vida que ayuda a salvaguardar la salud del corazón, reduce la probabilidad de contraer demencia, Alzheimer, depresión, osteoporosis y algunos tipos de cáncer, además de controlar el nivel de glucosa en la sangre. Se deben integrar ejercicios a la rutina diaria para conseguir todos estos beneficios, sentarse a la mesa y comer sin ningún tipo de prisa, y si estamos bien acompañados mucho mejor.

La dieta mediterránea previene de muchas enfermedades

La dieta mediterránea previene de muchas enfermedades.

En un grupo de diferentes tipos de dietas, se observó que esta es una de las que pueden mejorar muchos aspectos del control de la diabetes, según la doctora Olubukola Ajala, especialista en diabetes en el Hospital Western Sussex de Reino Unido.

Las personan que padecen de diabetes tipo 2 no pueden guardar glucosa en sus células de manera efectiva, y se elevan sus niveles de azúcar. Cambios en el estilo de vida, como la ingesta de calorías moderada y la pérdida de peso, son de ayuda para controlar la glucosa en sangre y reducir la posibilidad de complicaciones de la enfermedad.
La doctora Olubukola Ajala y sus colegas observaron los resultados de 20 estudios relativos sobre los efectos de siete dietas reconocidas en personas adultas con diabetes tipo 2, donde se incluyeron dietas como las bajas en carbohidratos, la Mediterránea, las de índice glicémico bajo (que clasifica la comida en función de la rapidez con la que los carbohidratos se fransforman en glucosa) y las altas en proteína.
Después de pasados al menos 6 meses siguiendo la dieta, las personas que seleccionaron la dieta Mediterránea perdieron un promedio dos kilos. Con ninguna otra dieta se logró tanto impacto en el peso, de acuerdo a los resultados anunciados en el American Journal of Clinical Nutrition.

La dieta Mediterránea ayuda a bajar de peso

La dieta Mediterránea ayuda a bajar de peso.

“Estamos muy impactados con la dieta Mediterránea en especial” dijo Ajala. “Creíamos que con dietas bajas en carbohidratos se podía conseguir mejor resultado en la pérdida de peso, pero al parecer, la Mediterránea es mejor”.
El método de la dieta mediterránea incluye legumbres, frutas, vegetales y granos enteros, se usa aceite de oliva, hierbas en lugar de mantequilla y sal, y pescado. Los productos lácteos y las grasas saturadas de la carne roja son menos de 8% del total de las calorías consumidas.

La dieta mediterránea y sus beneficios para los diabéticos
La flexibilidad es uno de los beneficios de la dieta mediterránea. Se basa en grupos de alimentos en lugar de alimentos específico. Los granos deben ser integrales solamente. Se puede comer los vegetales y frutas que más gusten, preferiblemente los de la estación ya que son más frescos. Se deben obtener las proteínas de pescados preferiblemente ricos en ácidos grasos omega-3, nueces, y legumbres.
Para la dieta mediterránea se usan los mismos alimentos básicos que los nutricionistas recomiendan para el control y tratamiento de la diabetes.

Se recomienda comer 4 ó 5 piezas de fruta al día

Se recomienda comer 4 ó 5 piezas de fruta al día.

Granos integrales. Los granos recomendados deben tener 5 gramos o más de fibra por porción en la dieta de un diabético.

Grasas saludables. Los ácidos grasos omega 3 presentes en los pescados azules y frutos secos como las avellanas, nueces, piñones, almendras y pistachos, son de ayuda para disminuir los niveles de triglicéridos en la sangre y la presión arterial. Las personas con diabetes tienen el riesgo de padecer enfermedades coronarias, por eso los alimentos que sean cardiosaludables son efectivos para el control de la diabetes.

Más alimentos crudos. Los vegetales y frutas aportan minerales y vitaminas altos en fibra y fitonutrientes. Las plantas contienen fitonutrientes en su composición que interactúan a nivel celular con el ADN del cuerpo para contribuir en la prevención de enfermedades al ser consumidos.
Las frutas y verduras presentan los polifenoles y los carotenoides. Los polifenoles protegen el cuerpo de virus y bacterias. Los carotenoides se encuentran en los vegetales y las frutas de color amarillo, naranja, rojo y vegetales de hoja verde intenso. Reducen el colesterol LDL y ayudan a prevenir cardiomiopatías e infartos. Apoyan la salud visual en la prevención de degeneración macular y cataratas.

Alimentos que no debes ingerir
Las grasas hidrogenadas como la mantequilla, los postres, dulces y alimentos procesados tampoco son parte de la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea propone un programa de alimentación constituido por frutas, verduras y legumbres en cantidad. Panes y cereales preferentemente integrales, a diario.
• Alimentos frescos poco procesados y locales.
• Moderar las Carnes Rojas y aumentar el consumo de pescados grasos.
• Aceites ricos en W9 como lo es el de oliva o el alto oleico de girasol.
• Lácteos descremados (leche, yogures, quesos) a diario.
• Seleccionar frutos secos como las almendras y las nueces.
• Algunas frutas recomendadas son las manzanas, las cerezas, los melocotones, las uvas, las fresas, los melones y los dátiles. De cuatro a cinco porciones de frutas se deben consumir diariamente.
• La bebida por excelencia en la dieta mediterránea es el agua, el vino debe beberse con moderación (siempre consultando a su Médico o Nutricionista).
• Por último hacer actividad física a diario que es casi tan importante como comer adecuadamente.

El agua es muy importante para estar sanos. Beber agua facilita que nuestro organismo funcione correctamente y tener una buena hidratación corporal. Además, un consumo adecuado de agua nos ayudará a normalizar el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento.