¿ Qué es y por qué aparece el pie diabético ?
El pie diabético aparece cuando los niveles de glucosa en sangre son inadecuados y además coinciden otros factores que se presentan con frecuencia en personas con diabetes ( hipertensión arterial, hipercolesterolemia,…) que provocan un deterioro en los vasos sanguíneos y nervios que pueden producir complicaciones a medio y/o largo plazo.
Para que sus pies se mantengan sanos, recuerde este consejo. Debe acordarse de estas tres letras ABC: A por AC1 o prueba de hemoglobina glucosidada, B por ( blood pressure ) presión arterial, y C por el colesterol.
Controlar su nivel de glucosa, seguir una dieta saludable, tomar sus medicamentos, hacer deporte diariamente y llevar buena higiene de sus pies, conservarán sus pies saludables.
Dos de los riesgos de los pacientes con diabetes son la disminución de la sensibilidad y la mala circulación del pie, estos síntomas pueden derivar en la formación de una úlcera, que en ocasiones puede ser grave y es la principal causa de una posible amputación.

Llevar buena higiene de sus pies los conservará saludables

Llevar buena higiene de sus pies los conservará saludables.

La mayoría de las heridas aparecen por una disminución de la sensibilidad del pie y aparecen en la planta o en las zonas próximas al hueso, como por ejemplo los nudillos de los dedos.
En el caso de que un paciente note una úlcera, debe acudir lo antes posible al especialista. No solamente para curarla, sino para diagnosticarla y plantear un tratamiento personalizado lo más apropiado a su caso. En muchas ocasiones, las curas suelen hacerlas los equipos de enfermería.
La persona diabética puede padecer alteraciones de los nervios ( neuropatía diabética ) generalmente relacionados con la hiperglucemia y la deficiencia de insulina, con la consiguiente alteración de la percepción del calor, el dolor etc., pudiendo en ocasiones no notar quemaduras o heridas con el peligro de que puedan infectarse.
Cuando nos encontramos ante una diabetes mal regulada durante mucho tiempo, las posibilidades de que aparezcan daños en los pies aumentan.
Como resultado del mal control de la diabetes, se produce una reducción en el riego sanguíneo de las piernas ( vasculopatía ) afectando de los nervios de las piernas y de los pies ( neuropatía ), a esto es lo que se llama pie diabético.
La neuropatía periférica ( es la que afecta principalmente a las piernas y los pies ) se puede presentar como una hipersensibilidad a modo de calambres, dolor punzante o ardiente. Estos síntomas aumentan con el reposo nocturno y mejoran cuando se ponen los pies en el suelo.

Si nota una úlcera acuda lo antes posible a su especialista

Si nota una úlcera acuda lo antes posible a su especialista.

Lo más normal es que se produzca una reducción de la sensibilidad, notando los pies dormidos en muchas ocasiones desde la punta de los dedos hacia arriba, llegando a veces, incluso a no notar el dolor.
Es por este motivo, que cualquier pequeña herida, rozadura o grieta puede pasar desapercibida y valer como puerta de entrada a una probable infección.
Es por todo esto por lo que las personas con diabetes deben vigilar y cuidar con atención la higiene de sus pies.

Es importante prevenir las heridas y úlceras del pie, porque son las causantes de la mayoría de las amputaciones. Sin embargo, esta situación se puede evitar en la mayoría de los casos si seguimos una serie de consejos para cuidar sus pies.

¿ Cómo debe cuidar sus pies una persona con diabetes ?

1. Debe observar diariamente sus pies, buscando cualquier pequeña herida, rozadura o enrojecimiento. Se deben controlar seis puntos en la planta del pie: la punta del dedo gordo, la base de los dedos medios, la base de los dedos pequeños, también el talón y la parte exterior de la planta y del pie.

Elimine toda humedad en la zona interdigital

Elimine toda humedad en la zona interdigital.

2. Se deben lavar los pies a diario con agua tibia y jabón para que estén siempre limpios. Le recordamos que los nervios que conducen la sensibilidad térmica pueden estar dañados, y no advertir que el agua está lo suficientemente caliente pudiendo producir una quemadura, por eso es importante que el agua esté tibia. El secado debe ser cuidadoso, esforzándonos por eliminar toda la humedad de la zona interdigital. Se trata de mantenerlos bien hidratados, pero sin humedades ni callosidades. Si usted tuviese excesiva sudoración, se recomienda aplicar polvos de talco posteriormente del lavado diario.

3. Para el cuidado de las uñas, se deben emplear tijeras de punta roma y lima de cartón. Teniendo buena luz y utilizando la ayuda de una lupa y espejo, si fuera necesario. Nunca debe utilizar cortaúñas, tijeras de punta afilada u otros objetos punzantes. Tampoco es recomendable usar limas metálicas, callicidas ni piedra pómez. Las uñas se deben cortar en forma recta evitando cortar los lados. De todas formas, siempre si ve que no puede realizar estos cuidados con la precisión que requieren, lo mejor es acudir al podólogo.

Hidrate sus pies después de secarlos bien

Hidrate sus pies después de secarlos bien.

4. Respecto a las prendas de los pies, nunca debe utilizarse calcetines sintéticos y con costuras gruesas, ni ligas o fajas que compriman y dificulten la circulación. Lo más recomendable es utilizar calcetines de fibras naturales ( algodón, hilo o lana ) y siempre que pueda de tonos claros para la detección rápida de las heridas. Si quiere calentarse los pies, no utilice mantas eléctricas ni bolsas de agua caliente. Tampoco es beneficioso sentarse cerca de braseros o estufas por el riesgo de quemaduras si tiene la sensibilidad térmica está alterada.

5. Respecto al calzado, es indispensable utilizar zapatos de piel, cómodos y anchos, donde cada dedo tenga espacio y suficiente holgura. También es conveniente que el pie esté bien sujeto, bien con velcro o con calzado que se ate con cordones. Revise todos los días el interior del calzado con la mano para evitar que pueda tener cualquier piedrecilla o algo similar, que nos pase inadvertida y pueda producirnos una lesión o rozadura.

6. Cuando estrene zapatos, conviene hacer una adaptación lenta, utilizándolos como mucho una hora seguida los primeros días, y poco a poco ir aumentando el tiempo. Un detalle recomendable es intentar comprar el calzado a última hora de la tarde, porque es cuando el pie se encuentra más dilatado y evitará que después le apriete. No ande nunca descalzo, ni siquiera por la playa. Y en casa, utilice zapatillas cómodas.

Las uñas se deben cortar en forma recta

Las uñas se deben cortar en forma recta.

7. Respecto a las heridas y curas, es necesario que sean evaluadas por el médico, quien le indicará el tipo de cuidados que tiene que realizar sobre la misma.

8. Evite fumar. El tabaco hace que se estrechen las arterias y dificulta un adecuado aporte de oxígeno a sus pies. Acuda periódicamente a su médico para garantizar un buen control de su diabetes y otras causas de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la dislipemia ( alteración de las concentraciones de lípidos y lipoproteínas en la sangre ), etc. Es aconsejable realizar ejercicio físico todos los días, un simple paseo a buen ritmo durante al menos una hora es suficiente.
Todo esto lo podemos resumir en tres fases: examinar, proteger y cuidar. Si sigue estas recomendaciones evitará la aparición de lesiones en los pies, cuyas consecuencias pueden fatales.