Las personas con diabetes mellitus tienen en los enfermeros y enfermeras unos aliados indiscutibles. Este colectivo de profesionales de la salud cumple una importante función en el cuidado y atenciones especiales, a las personas con algún padecimiento crónico.

Aunque la persona diabética debe tener un papel activo en la autogestión de su cuidado personal como parte de las vías de educación diabetológica, no podemos pasar por alto que tanto su médico como el enfermero o enfermera que lo asiste, resultan necesarios para un tratamiento más efectivo de la enfermedad. Ello conduce a una mejor calidad de vida.

Actividades del personal de enfermería con una persona diabética

Entre las actividades que realiza el personal de enfermería con una persona diabética, se encuentra la educación del paciente y su familia y el apoyo en el momento de asumir las nuevas condiciones en que se desenvolverá la vida del enfermo, y la ayuda para  propiciar un clima hogareño más adecuado.

Los enfermeros y enfermeras educan a diabéticos a saber cuándo puede ocurrir un episodio de hipoglucemia.

Igualmente tienen un rol muy activo en la preparación de los enfermos que sufren de diabetes, en especial en aquellos aspectos de la vida cotidiana que pueden constituir un obstáculo para ese paciente. Por ejemplo, educan a diabéticos y no diabéticos a saber cuándo puede ocurrir un episodio de hipoglucemia, cómo alimentarse sanamente, controlar los niveles de glucosa en sangre, administrarse la insulina y el uso de los antidiabéticos orales, entre otros.

Importancia de una buena educación diabetológica

Después del diagnóstico de la diabetes es vital una buena educación diabetológica para lograr que el paciente aprenda a controlar la enfermedad. En esta misión, enfermeros y enfermeras son cruciales.

Los profesionales de la enfermería se convierten en un importante punto de apoyo para el diabético.

Numerosas investigaciones sobre este asunto corroboran estas ideas. Cuando un diabético recibe una adecuada capacitación sobre su enfermedad, que incluye las estrategias para mantenerla bajo control, ello tiene repercusión directa en la aparición tardía de las complicaciones a las que conduce la diabetes mellitus, e incluso la frecuencia de las visitas al médico se reduce y eso significa mejor autogestión del padecimiento.

Rol de enfermeros y enfermeras en el seguimientos de los pacientes con diabetes

Junto a su médico de familia o especialista, el personal de enfermería garantiza un adecuado seguimiento a los pacientes diabéticos. Resulta esencial en la preparación de las dietas personalizadas y de los planes de ejercicios físicos. Asimismo, controla el buen funcionamiento de los glucómetros y bombas de insulina, y procura que la persona se aplique correctamente su inyección de insulina.

El presonal de enfermeria procura que la persona se aplique correctamente su inyección de insulina.

Enfermeros y enfermeras también cumplen funciones para promover hábitos saludables. Es por ello que distribuyen y explican a los diabéticos los materiales didácticos que sobre la enfermedad se publican. Esta es otra vía para la educación diabetológica del paciente. Pueden incluso alertar a aquellos que aún no lo son, sobre la sintomatología de la enfermedad. Esta simple acción ofrece a la persona la posibilidad de atención prematura.

El trabajo de enfermeros y enfermeras es decisivo en la atención de una enfermedad crónica no transmisible como la diabetes. Son imprescindibles en la extracción de sangre, el control de la presión arterial, curando heridas, realizando electrocardiogramas y siendo parte activa en la desintoxicación del tabaquismo, por solo citar algunos ejemplos.

Sin lugar a dudas, los profesionales de la enfermería en cualquier país constituyen un referente de atención médica y se convierten en un importante punto de apoyo para el diabético y su familia.