Los hongos en las uñas, también conocidos como onicominosis, son un problema recurrente entre los diabéticos. Este problema de salud afecta a la tercera parte de estos pacientes en todo el mundo. Y la cifra preocupa, sobre todo, porque ellos constituyen el 10 % de las personas a nivel global.

Según cifras oficiales, los hombres diabéticos tienen el triple de riesgo de padecer este problema que las féminas, situación que empeora con el avance de la edad.

Por otra parte, quienes ya tienen alguna enfermedad que debilita el sistema inmune como la psoriasis, el SIDA o algún padecimiento intestinal severo, son más afectados por esos hongos.

Los hongos no solo afecta tu salud, sino también tu apariencia

Los hongos no solo afectan tu salud, sino también tu apariencia.

Aunque en las personas sanas esta leve infección se considere un problema estético, para los diabéticos puede traer graves consecuencias si no se tratan adecuadamente.  Ellos tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones como úlceras del pie diabético, gangrenas, u otras infecciones que podrían llevar a la amputación.

Además, otras afecciones cutáneas como la celulitis o los uñeros son muy recurrentes en los hombres y mujeres con diabetes mellitus.

Por tal motivo, las personas que viven con esta enfermedad deben vigilar cualquier cambio o indicio de infección en su piel y uñas, y consultar a su médico si observan síntomas como decoloración, fragilidad o engrosamiento en estas partes de su cuerpo.

La relación entre ese tipo de hongos y la diabetes se debe a la alteración en la circulación sanguínea y las funciones nerviosas de las manos y los pies que ocasiona dicha enfermedad.

Por eso, la sensibilidad al dolor de los diabéticos disminuye y son propensos a recibir algún golpe o hacerse heridas que dañen las uñas de los pies o la piel que las rodea. Estos pequeños accidentes se deben prevenir, pues cualquier corte o lesión, por pequeños que sean, pueden atraer la invasión de hongos.

Los hongos en las uñas en los hombres diabéticos, tienen el triple riesgo de este padecimiento que las féminas

Los hongos en las uñas son comunes en los hombres diabéticos.

Factores de riesgo

Las heridas y los hongos en las extremidades inferiores, con el tiempo pueden provocar úlceras del pie diabético. También pueden resultar en una amputación quirúrgica.  Por tal motivo, nunca deberían pasar desapercibidas.

Respecto a los hongos, un indicio común de esta infección, como dijimos antes, es el aumento del grosor de las uñas. Esto puede presionar la zona que se encuentra debajo de la propia uña, que la conecta con el dedo, y provocar la muerte de las células epiteliales.

Las uñas afiladas, sucias o infectadas, también pueden lacerar la piel y facilitar la entrada de bacterias fúngicas.

La obesidad es otro problema que dificulta las revisiones de algunas zonas del cuerpo, especialmente los pies. Las personas obesas, por lo general, no visualizan bien los cambios en esas zonas (fragilidad, desprendimiento o decoloración de las uñas).

Otros factores de riesgo podrían ser las enfermedades oculares, las cataratas o la retinopatía. Vivir con esos padecimientos hace más difícil autoexaminarse.

Además, consumir medicamentos que supriman el sistema inmune, puede incrementar las posibilidades de contraer una infección fúngica.

Las curas o remedios para los hongos varían en dependencia de la severidad del caso

Las curas o remedios para los hongos varían en dependencia de la severidad del caso.

Tratamiento

El tratamiento para esta infección en las uñas es igual para todo tipo de pacientes. Aunque está científicamente probado que la recurrencia mayor de este problema es para quienes padecen de diabetes mellitus.

Para estas personas y otros grupos considerados “de alto riesgo”, como  los adultos mayores, tal vez sea imposible curar la onicomicosis por completo. Sin embargo, con tratamiento, es posible mantener la infección controlada.

Las curas o remedios para los hongos varían en dependencia de la severidad del caso. Estas pueden ser cremas tópicas, dispositivos médicos, medicamentos orales o cirugía en los ejemplos más severos.

Los tratamientos menos invasivos en las partes infectadas, han evolucionado con el tiempo. Actualmente pueden mejorar las uñas en un plazo de entre 2 y 4 semanas.

Prevención

¿Cómo prevenir este problema que afecta tu salud y tu apariencia? Si padeces de diabetes mellitus, te recomendamos contactar a un especialista para iniciar el mejor tratamiento para ti.

Aunque, por tu cuenta, también puedes prevenir la onicomicosis. Solo sigue estos consejos:

  • Cuida bien de tus pies. Examínalos diariamente en busca enrojecimiento, escozor, cortes o llagas, especialmente entre los dedos.
  • Elimina los riesgos de que aparezcan síntomas de “pie de atleta”. Eso aumenta el peligro de hongos en las uñas.

Lo más importante es prestar atención a cada milímetro del cuerpo. No esperes a que alguna parte te duela para comentárselo a los especialistas. Cuanto antes inicies un tratamiento, menores posibilidades tendrás de sufrir las consecuencias nefastas de la diabetes.