Practicar ejercicios físicos es ofrecerle a nuestro organismo una gran ayuda, además de mantenernos saludables prevenimos enfermedades cardiovasculares. Alguno de los beneficios que trae la práctica física regular es que aporta más energía a nuestro cuerpo, reduce el estado de ansiedad y tensión; desarrollamos habilidades atléticas, perdemos peso manteniéndonos en forma, incluso influye en nuestra condición mental, posibilitando un mejor y más apropiado estado psicológico y de bienestar.

 El ejercicio y la diabetes tipo 2

El ejercicio protege el corazón de las personas diabéticas. Unas sesiones cortas e intensas de ejercicio podrían beneficiar a los que sufren de diabetes tipo 2.

Es importante acudir a tu médico especialista en diabetes para que te ayude a seleccionar los mejores ejercicios en función de tu organismo

Debes acudir a tu médico especialista en diabetes para que te ayude a seleccionar los mejores ejercicios en función de tu organismo.

Una investigación sugiere que realizar ejercicios intensos en un periodo corto de tiempo, podría ayudar a tener un mejor control del azúcar en sangre. Comenzar unas sesiones breves de ejercicio físico de alta intensidad, según estudios canadienses, ofrece un mejor beneficio que las sesiones largas de actividad menos intensa, sumando a ello que se obtienen mejores resultados en la estructura y función cardiaca.

La investigación hizo partícipe a 76 adultos recién diagnosticados con diabetes tipo 2, la edad promedio era de 67 años. Se llevaron a la práctica dos opciones: en la primera se asignó al azar realizar un sesión de 30 minutos de ejercicios por cinco días a la semana y a un 65% del ritmo cardiaco objetivo; la segunda consistía en realizar 10 minutos de ejercicios en tres sesiones al día durante un período de 5 días a la semana a un 85% de su ritmo cardiaco objetivo.

Es evidente que el ejercicio es muy bueno para mantener el cuerpo y la mente sanos

Es evidente que el ejercicio es muy bueno para mantener el cuerpo y la mente sanos.

Transcurridos 3 meses de la etapa inicial, se pasó a evaluar a los participantes. Al comparar los resultados, el grupo de intensidad más alta fue más constante y realizaron más ejercicios, obteniendo en consecuencia reducciones más significativas en los niveles de colesterol y azúcar en sangre; disminuyeron su peso corporal y sus mejoras en cuanto al musculo cardiovascular fueron más notables. Los pacientes de este grupo mostraron una reducción dos veces más grande en los niveles de hemoglobina A1C. Según American Diabetes Association (Asociación Americana de la Diabetes), este análisis sanguíneo, denominado A1C, computa en valores aproximados los niveles promedios de azúcar en sangre de los 2 o 3 últimos meses.

A pesar de que –claramente– ya se sabía que la práctica de actividad física era importantísima en la vida de las personas con diabetes, el estudio se ha enfocado en la modificación de las rutinas, estudiando los resultado de hacerlas más cortas y a la vez más intensas. Uno de los estudiantes de licenciatura de la Universidad de Ontario Occidental, Avinash Pandey, quien a su vez es coautor de dicho estudio, expresó en un comunicado de prensa de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón):

 “…Quizá se logre más con unas sesiones cortas de ejercicio vigoroso en que los pacientes logren un ritmo cardiaco objetivo máximo más alto, y podría ser más fácil incluirlas en un horario apretado.”

Además, entre otras cosas, Pandey señaló que debido a que a las personas les era más fácil incluir los ejercicios de alta intensidad en sus horarios, por tomar estos poco tiempo para su realización, en consecuencia eran más constantes con su rutina diaria e inclusive llegaron a cumplir más en la semana.

Es muy importante que realicemos un buen calentamiento físico antes de toda actividad física.

Es muy importante que realicemos un buen calentamiento físico antes de toda actividad física.

Otros autores del estudio sugirieron que este tipo de ejercicios de alta intensidad puede que haga un uso o distribuya la energía de nuestro cuerpo de una forma diferente a la de los ejercicios menos intensos.

A esto Pandey añadió que los investigadores desean continuar el estudio de las sesiones cortas de ejercicio intenso en grupos más grandes y diferentes tipos de personas. Según sus palabras, realizar más estudios de estas sesiones cortas de ejercicio darán paso a la posibilidad de convertirse en una alternativa viable a la forma actual de atención a los pacientes, que se basa en la recomendación para la rehabilitación del paciente diabético de ejercicio sostenido de baja intensidad. El estudio fue presentado en la Asociación Americana del Corazón (Orlando, Florida) en su reunión anual, –las investigaciones o hallazgos que son presentados en reuniones, por lo general se consideran preliminares hasta que sean revisados y publicados por profesionales en una revista de corte científico, relacionada con la temática–.

Los ejercicios de alta intensidad en relación con el corazón de los pacientes diabéticos

Las personas que padecen diabetes deben hacer diariamente una jornada de 30 minutos de ejercicios, para mantener de esta forma un control seguro de su enfermedad y a su vez un corazón más sano.

Los beneficios de los ejercicios cortos de alta intensidad no se limitan solamente a beneficios mayores para controlar los niveles de azúcar en sangre. Otras investigaciones sugieren que podrían ayudar a revertir algunos cambios cardiacos tempranos dados con mayor recurrencia en personas con diabetes tipo 2.

Con el ejercicio aeróbico se queman grasas y con el anaeróbico se fortalecen los músculos

Con el ejercicio aeróbico se queman grasas y con el anaeróbico se fortalecen los músculos.

Según los autores de este segundo estudio, procedentes de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, dirigidos por la doctora Sophie Cassidy y Michael Trenell, una de las cosas más interesantes que al parecer señalan los apuntes investigados, es que este tipo de ejercicio intermitente de alta intensidad a pesar de aportar beneficios para el control de la diabetes al mismo tiempo alcanza beneficios al corazón, pero al parecer son mayores para este último.

La diabetes tipo 2 puede y originalmente afectar la estructura y la función del músculo cardiovascular en etapas previas a la aparición de síntomas de enfermedades cardiacas en los pacientes. Como hemos insistido ya en varias ocasiones, ser físicamente activo puede influenciar positivamente a las personas a gestionar su afección, sentencia en la cual insistieron también los investigadores de la Universidad de Newcastle.

Para realizar este estudio que le presentamos en segundo lugar, los investigadores de Newcastle, siguieron de cerca el impacto que tendría para el corazón y la diabetes tipo 2, unas repeticiones de secuencias cortas pedaleando intensamente en bici.

Un total de 23 pacientes que padecían diabetes tipo 2, participaron en el estudio; las edades promedio los éstos oscilaban entre los 45 y 71 años. Se les asignó, en orden aleatorio a 12 pacientes (incluidos ambos sexos), completar 12 semanas de ejercicio de alta intensidad intermitente; a los restantes 11 pacientes se les orientó seguir el tratamiento estándar. Se observó un aumento de la frecuencia cardiaca en los periodos intensos de ejercicios, que tuvieron una duración de hasta 90 segundos. Dichas observaciones eran más beneficiosas, en comparación con los períodos largos de actividad menos intensa de ejercicio físico.

El remo es un ejercicio muy bueno para quemar calorías

El remo es un ejercicio muy bueno para quemar calorías.

El ejercicio de alta intensidad intermitente optimizó en modo significativo la estructura y función cardiaca de los participantes, según dio a conocer en sus páginas la revista Diabetologia.

Mediante el uso de los avances tecnológicos, se pudo registrar en imágenes el aumento de la estructura y la función cardiaca de los participantes. Los voluntarios también tuvieron que pasar pruebas de tolerancia a la glucosa, esto permitía a los investigadores conocer hasta qué punto cada uno tenía control de su enfermedad.

Se concluyó, tras los resultados del estudio, que el ejercicio de alta intensidad intermitente mejoró significativamente la estructura y funciones cardiacas de los participantes. Los periodos de actividad física intensa, impuestos a los pacientes de diabetes tipo 2, fueron particularmente beneficiosos para el ventrículo izquierdo que constituye la cámara principal de bombeo del corazón. El ventrículo izquierdo se volvió más fuerte pasando a ser más eficiente en sus funciones después del ejercicio de alta intensidad.

Según declararon los investigadores de la universidad británica, el gran efecto positivo de este tipo de ejercicio sobre el corazón es, aunque lógico: “…un mensaje que necesita comunicarse con mayor claridad a las personas con diabetes tipo 2”.

No olvides mantenerte hidratado durante el ejercicio

No olvides mantenerte hidratado durante el ejercicio.

Según las últimas explicaciones del equipo de la doctora Sophie Cassidy y Michael Trenell, estos hallazgos validan una vez más la importancia que tiene para las personas con diabetes tipo 2, tener un estilo de vida activo. Y aun mejor, el hallazgo sugiere que esta nueva forma de rutina reporta mejores beneficios al corazón, siendo a su vez más fácil de incluir en un horario ajustado, no siendo ya necesarios 30 minutos de ejercicio continuo sino realizar repetidamente, a mayor intensidad y en menos tiempo los ejercicios.

Volverse físicamente más activo, al ritmo de estos ejercicios intensos y cortos, te regalará un corazón fuerte y un control más seguro de la diabetes mellitus.