Lo que debes saber de los edulcorantes si tienes diabetes te lo resumimos brevemente en este artículo. Si tienes diabetes seguro que sabes que no se aconseja para nada el consumo de alimentos a los que se les tiene que agregar azúcar ya que, si la consumes de forma excesiva, puede alterar tus niveles de glucosa en sangre. Los edulcorantes son productos que se utilizan a diario en la alimentación, para sustituir el azúcar y seguir endulzando tanto bebidas como alimentos. En general, en igualdad de proporciones su poder endulzante es unas 250 veces superior al del azúcar refinado, por lo que se necesitan cantidades mucho más pequeñas para conseguir el mismo efecto que si endulzamos con azúcar. Ejemplo: 10 gramos de ASPARTAMO equivalen a 100 gramos de azúcar.


Existen varios tipos de edulcorantes que se pueden clasificar en dos grupos según su origen:

EDULCORANTES NATURALES
Tienen alto poder calórico y se transforman en glucosa en el organismo. Su ventaja sobre la sacarosa ( el azúcar común ) está en que se metabolizan de forma más lenta y por lo tanto afectan menos a la glucemia. Los más comunes son:

– La fructosa.
Se metaboliza más lentamente que la sacarosa, por lo que produce un aumento menor de glucosa en sangre. Sin embargo, existen datos ( estudio dirigido por el Dr. Peter Havel de la Universidad de California ) que indican que, si se consumen grandes cantidades de fructosa, aumenta el colesterol LDL (colesterol “malo”). Por lo tanto, su uso como edulcorante no es recomendable, aunque no hay razones significativas para disminuir las fuentes naturales de fructosa en tu dieta ( frutas, vegetales y otros alimentos ). La fructosa aporta 4 kilocalorías por gramo.

– Sorbitol (E-420) y Xilitol (e-967).
Son azúcares del alcohol ( polioles ). Son los edulcorantes que contienen habitualmente los chicles “sin azúcar”. Pueden transformarse en el hígado en forma de fructosa y glucosa. No son perjudiciales si no se abusa de su consumo ( 5 chicles al día como máximo), ya que en cantidades excesivas puede producir dolor abdominal y diarrea. El sorbitol y xilitol aportan 2 kilocalorías por gramo.

– Lactitol (E-966).
Es otro azúcar del alcohol. Es menos dulce que la sacarosa, pero más estable que el Aspartamo. Se emplea en la elaboración de dulces bajos en calorías.

EDULCORANTES ARTIFICIALES O INTENSIVOS
No tienen poder calórico por lo que son, normalmente, recomendables en la diabetes tipo 2. Los más habituales son:

– Sacarina (E-954).
La sacarina es aproximadamente 250/300 veces mas dulce que la sacarosa. Aunque no está demostrado científicamente que sea tóxico en las dosis habituales, se recomienda no tomar cantidades superiores a los 2.5 mg al día. Un frasco de sacarina líquida, de los que puedes emplear normalmente ( 100/125 ml. ), tiene que durarte, como mínimo, un mes.

-Sucralosa (E-955)
Es 600 veces más dulce que el azúcar común, casi el doble que la sacarina y 3,3 veces más que el aspartamo. Tiene el mismo sabor que el azúcar común. Se utiliza para endulzar bebidas de bajas calorías y alimentos procesados. Puedes usarlo tanto para cocinar como para hornear.

-Ácido Ciclámico (E-952)
Es estable a altas temperaturas y lo puedes utilizar tanto para cocinar como para hornear. Se utiliza en gaseosas, lácteos edulcorados y chocolates.

-Aspartamo (E-951)
Tiene un poder edulcorante entre 150 a 200 veces superior al de la sacarosa y cada comprimido aporta a la dieta 0.4 kcal. Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, que se proviene de dos aminoácidos: la fenilalanina y el ácido aspártico. Puede usarse como edulcorante de mesa o en postres congelados, bebidas, en goma de mascar y gelatinas. Su única desventaja es la pérdida de dulzor cuando se le somete a temperaturas altas de forma prolongada. Una cucharadita del edulcorante de aspartamo aporta a la dieta 2 kcal y endulza igual que una cucharadita de azúcar. La cantidad máxima aproximada que se puede ingerir por día es de 40 mg por kilogramo de peso. Por ejemplo: una persona que pese 70 kg no debe tomar más de 150 comprimidos al día. Esto significa que es difícil superar la cantidad máxima recomendada.

Espero haberte aclarado lo que debes saber de los edulcorantes si tienes diabetes tipo 2. De todas formas es conveniente que leas siempre la composición del producto, porque la mayoría de los edulcorantes que se comercializan suelen estar elaborados por mezclas de varios productos. Así podrás saber con seguridad qué estás consumiendo.