La diabetes en el embarazo se presenta ante repentinos desniveles de la glucosa en sangre, durante la gestación de un bebe. La mayoría de los casos no muestran signos. Pero eso no quiere decir que sea imposible detectarla.

La diabetes en el embarazo se presenta ante repentinos desniveles de la glucosa en sangre.

En las consultas de salud sobre diabetes, los especialistas acostumbran a mostrar los siguientes ejemplos, para saber si se está sufriendo una diabetes gestacional sin saberlo.

  • Provoca síntomas suaves como temblores o un ligero incremento de la sed.
  • Formación de un feto más grande de lo normal, lo que eleva las posibilidades de que tenga un parto difícil.
  • Aumento de las probabilidades de sufrir presión arterial alta durante el embarazo.

¿Cómo deben afrontarse estas situaciones?

Lo mejor es planificar el embarazo. Así las mujeres pueden saber las posibilidades de que padezca diabetes gestacional, y qué peso corporal la ayudaría a evadir este problema durante los meses que el bebe esté en su vientre. Si se posee sobrepeso, entonces lo mejor es perder unos kilos antes de decidir ampliar la familia.

Sin embargo, si ya es demasiado tarde y, contrario a lo que hubiese deseado, ya sufre de diabetes gestacional, la embarazada puede seguir estos consejos:

  • Una dieta saludable ayuda a mantener la glucosa en sangre en niveles normales para los diabéticos, con lo cual se evita la necesidad de medicamentos.
  • Los especialistas en nutrición y diabetes elaborarán una dieta ajustada a lo que necesita su cuerpo.
  • La actividad física ayudará a que pueda mantener el azúcar bajo control. Caminar, por lo general, es el ejercicio más sencillo de llevar a cabo. Al menos debe caminar media hora al día.
  • Aunque está comprobado que los medicamentos controlan la diabetes, sus médicos le dirán que las embarazadas pueden controlar la enfermedad sin insulina.
  • Si la transformación en la alimentación no logra su objetivo, entonces sí probablemente sea necesario que deba ingerir medicamentos orales o realizar una terapia a base de inyecciones de insulina.

Peligros de la diabetes gestacional

  • Nacimiento de un bebe ya fallecido.
  • Probabilidades de que el bebe nazca extremadamente pequeño debido a un restringido crecimiento del feto. O que padezca de macrosomía, o sea, que sea enorme.
  • Parto natural o a través de cesárea, pero bastante difícil.
  • Dificultades con la glucosa en sangre o los electrolitos presentes en el bebe, al menos en las primeras semanas después de dar a luz.

Exámenes médicos imprescindibles

El especialista vigilará con atención a tu bebe y a ti.

Aunque uno siempre tiende a huir de las consultas de los doctores, es importante conocer que de la asistencia a ellas puede depender la vida de niño o niña. Esto significa que el especialista  vigilará con atención a tu bebe y a ti durante los nueves meses.

  • Es probable que tengas consultas con frecuencia.
  • Los ultrasonidos te mostrarán si el tamaño del bebe es el correcto.
  • Una cardiotocografía también ayudará a confirmar el estado del feto.

Tras el parto

Quienes padecen de diabetes gestacional serán vigiladas por los especialistas tras dar a luz, con la intención de estar seguros de que el bebe nació sin problemas. Igualmente, se le programarán otras citas con el médico para averiguar los síntomas de diabetes.

Es necesario estar seguros de que el bebe nació sin problemas.

Los altos niveles de glucosa en sangre generalmente retornan a la normalidad tras el parto. Pero existe la posibilidad de que un quinquenio o una década después de la diabetes gestacional, pasen a padecer diabetes. El peligro es mayor si las mujeres se encuentran obesas.