Los cereales son aquellas semillas que contienen almidón, lípidos, fibra dietética, sales minerales y proteínas, estos se encuentran en la base de toda buena alimentación. Entre ellos se encuentran los granos refinados y los granos integrales (enteros). El grano completo sembrado está formado por el germen (semilla) que contiene minerales, proteínas y grasa vegetal; el saco embrionario o almidón (capa que envuelve a la semilla) y la cáscara o salvado (corteza externa), que posee la vitamina B, las fibras y los antioxidantes.

Los cereales integrales conservan el germen y el salvado que se quita en la molienda, teniendo todos los nutrientes

Los cereales integrales conservan el germen y el salvado que se quita en la molienda, teniendo todos los nutrientes.

Estos cereales pasan por un proceso de cosecha, secado, almacenado, selección, tratamiento y envasado para luego llegar al uso del consumidor.

Principales formas de consumo de cereales:

– granos: arroz, maíz, trigo, escanda, cebada, avena, quinua;

– harina: trigo, centeno, espelta, para la pastelería y tortas;

– sémola: trigo duro, maíz, fonio;

– gachas: avena;

– copos: avena; maíz

– pasta: trigo duro, centeno, espelta, arroz.

Contenido de azúcar: trigo inflado 13g., muesli 6.6g., salvado de trigo 5,4g., copos de arroz, trigo y cebada 3.6g., Corn Flakes 2,6g. y copos de avena 0,33g

Contenido de azúcar: trigo inflado 13g., muesli 6.6g., salvado de trigo 5,4g., copos de arroz, trigo y cebada 3.6g., Corn Flakes 2,6g. y copos de avena 0,33g.

Los pacientes diabéticos deben consumir los productos hechos de harina integral o granos integrales, ya que estos son más saludables para la salud que los otros. Pero bueno a continuación explicaremos por qué.

Los cereales son fuente de proteínas, minerales (hierro), fibras, vitamina B (ácido fólico) y carbohidratos. Cuando se utilizan todos las partes del cereal se le llama grano integral ya que se utiliza de forma completa. Por ejemplo, el trigo y la harina de avena.

A diferencia de los granos integrales, los granos refinados pasan por un proceso de selección y son molidos, donde se les quita la semilla y la cáscara. Pero a consecuencia de esto pierde muchísimas de sus propiedades que son importantes para el consumo humano. Este tipo de granos son el pan, el arroz blanco y la harina de maíz pura.

La utilización de los granos en nuestra dieta alimenticia posibilita una buena salud y disminuye el riesgo de poseer enfermedades como la hipertensión, la diabetes, el cáncer y la obesidad.

Mejor elección para los pacientes diabéticos

Estudios han demostrado que un desayuno con cereales aumenta la resistencia a la insulina de un 30 a un 50%. Pero debes elegir bien los cereales que debes consumir, para ello elige los cereales sin o con poco azúcar, la avena, el arroz integral, el salvado de trigo o la soja.

Al absorver la fibra soluble el agua del intestino, la absorción de la glucosa se hace más lenta

Al absorver la fibra soluble el agua del intestino, la absorción de la glucosa se hace más lenta.

Aunque existen algunas sustancias cultivables menos utilizadas como son el triticale, el amaranto, la cebada, el centeno y la quinoa, entre otros. Que son cereales ricos en vitaminas y minerales.

Triticale: Cereal sintético que procede del cruce del trigo con el centeno.

Amaranto: Planta distribuida por las regiones tropicales, presenta variedad de especies y se cultiva como verdura, cereal o como planta ornamental.

Cebada: Cereal que controla el nivel de glucosa, es fuente de vitamina B por lo que previene cardiopatías y otras condiciones.

Centeno: Cultivado en granos, es una planta de la familia del trigo y la cebada, se utiliza mayormente para fabricar harina. Previene la aparición de la diabetes por su presencia de magnesio y provoca pérdida de peso.

Quinoa: Pseudocereal (contiene almidón) antioxidante pues presenta un gran valor dietético, es rica en proteínas y grasas saludables.

Avena: Planta herbácea rica en proteínas, grasas, vitaminas, minerales y carbohidratos. Presenta además propiedades energizantes y disminuye el nivel de colesterol. Es el alimento más completo para los diabéticos.

La forma de consumir estos cereales es en pocas cantidades, e incorporándolos poco a poco a tu dieta, para evitar que surjan algunas reacciones inesperadas.

Lo más recomendable sería consumir de 2 a 3 raciones de cereales de grano entero a diario, por sus efectos saludables para el organismo en todas las personas. Finalmente, ellos son tu mejor opción pues poseen un valor nutricional superior, influyen en el peso corporal, disminuyen los niveles de colesterol y mejoran la resistencia a la insulina por su presencia de fibras, magnesio y fotoquímicos (sustancias presente en los alimentos de origen vegetal).

Los cereales integrales son la mejor fuente de fibra

Los cereales integrales son la mejor fuente de fibra.

Alimentos no recomendables

Si tienes diabetes, para ti los alimentos menos recomendables serán el trigo y el maíz, por su alto contenido glucémico (azúcar) y con ellos todos sus productos derivados como la maicena. El pan, los dulces y los cereales refinados tampoco son recomendables pues son carbohidratos que luego el cuerpo convierte en azucares.