Al hablar de la diabetes mellitus siempre nos enfocamos en los pacientes, sin embargo la familia es igual de importante para lidiar con esta enfermedad. Cuando el trastorno metabólico se diagnostica en la infancia, los padres tienen un rol más activo en el tratamiento.

Según estudios de la Fundación para la Diabetes, la mitad de los progenitores de niños con esa condición tuvieron que cambiar la rutina laboral para atender adecuadamente a sus hijos.

La familia es igual de importante para lidiar con la diabetes mellitus

La familia es igual de importante para lidiar con la diabetes mellitus.

La investigación tuvo como objetivo resaltar las dificultades que enfrentan las familias con niños diabéticos, para posteriormente trazar estrategias propicias para la integración de los niños en todas las esferas de la sociedad.

Dicha indagación constató que tanto los padres como las madres, reconocen que el padecimiento metabólico no hace más difícil la integración del menor en su entorno social o escolar.

La encuesta, donde participaron 880 padres de niños diabéticos cuyas edades oscilaban de 3 hasta 16 años, determinó que solo la mitad de los profesores están adecuadamente informados sobre esta enfermedad.

El estudio también demostró que el 5% de las familias tuvieron que cambiar al niño de centro educativo y que el 4% de los pequeños fueron rechazados en las escuelas solo por ser diabéticos.

Según la investigación, el grupo de edad con mayores problemas por su condición de diabéticos en las escuelas, es el de los menores de 6 años de edad alcanzando una tasa del 27%.

Todos los niños diabéticos son capaces de practicar deportes junto a sus coetáneos en las mismas condiciones y con iguales capacidades

De igual manera, aproximadamente el 16% de los encuestados se vio obligado a cambiar la frecuencia de los controles glucémicos o de la administración de insulina por falta de colaboración de las instituciones educacionales.

La investigación evidenció que los menores se logran integrar completamente a la rutina de los centros escolares y que en el 84 % de los casos, fueron los propios niños quienes informaron a sus compañeros que padecen de diabetes.

Actualmente, todos los niños diabéticos encuestados practican deportes junto a sus coetáneos en las mismas condiciones y con iguales capacidades, aunque solo cerca del 30% de los padres opina que el instructor de educación física es capaz de reconocer y tratar una hipoglucemia u otra enfermedad vinculada a la diabetes.

Los autores de la investigación afirman que los profesores y compañeros conocen la condición de estos niños, pero que aún es preciso mejorar su formación e informarlos para que los menores diabéticos crezcan con un estilo de vida beneficioso y un ambiente seguro.

Dichas fuentes, además opinan que es indispensable que los profesores y empleados de las escuelas, conozcan mecanismos para lidiar con las emergencias de salud que provoca la diabetes, como son las hipoglucemias.

Los progenitores de infantes con diabetes,tuvieron que cambiar la rutina laboral para atender adecuadamente a sus hijos

Los progenitores de infantes con diabetes,tuvieron que cambiar la rutina laboral para atender adecuadamente a sus hijos.

En este sentido, el estudio reflejó un reclamo del 70% de los padres, respecto a que los colegios cuenten con un profesional de la salud que pueda controlar los niveles de glucemia y atender a los niños.
Al comparar los resultados de esta encuesta con la edición anterior que se desarrolló entre 2004 y 2006, los investigadores observaron que la situación de la década pasada mejoró paulatinamente en algunos aspectos, sobre todo en la práctica de ejercicio físico en las escuelas.

Aún así, los familiares insisten en la necesidad de contratar personal de enfermería en los colegios y capacitar a profesores y el resto de los trabajadores para asumir sin problemas cualquier imprevisto de un estudiante diabético.