El sistema Insulclock ha sido diseñado para los pacientes con diabetes mellitus, que con frecuencia olvidan si se han administrado la dosis de insulina que les correspondía. El dispositivo fue concebido como un aparato para controlar las dosis de insulina y está conectado a la nube, desde donde envía los datos a través de una aplicación a los dispositivos móviles de los enfermos.

Ser constantes en el tratamiento, es uno de los mayores problemas de los diabéticos, razón por la cual se hace necesario un seguimiento al detalle de los hábitos de vida y las medicinas que se toman, explica el creador de Insulclock, nombre que también identifica a la firma a la cual pertenece, fundada en 2014 y enfocada en el control y seguimiento de padecimientos crónicos.

Insulclock fue fundada en 2014 y está enfocada en el control y seguimiento de padecimientos crónicos.

Insulclock no funciona como una bomba de insulina, ni es un parche que sirve para calcular la glucosa. El aparato se hizo con la idea de llevar un seguimiento de la cantidad de insulina, su tipo, la dosis y el instante en que ha sido suministrada. La información se encripta y va a parar a un servidor seguro, aunque los pacientes siempre puden optar porque sus datos no sean enviados a la nube.

El dispositivo se encuentra en un blíster, que posee un chip para obtener la información que se necesita. Sin embargo, la cantidad de glucosa presente en la sangre debe insertarse a mano.

De acuerdo con el periódico El Mundo, Insuclock ya solicitó una patente con carácter universal con el fin de usar esta tecnología. Ha sido probada en Madrid, Galicia y Estados Unidos. Se espera que salga a la venta este 2017 pues posee el apoyo de numerosas instituciones de la medicina. Uno de esos centros es la Fundación Jiménez Díaz, conocida en los hospitales más importantes de Madrid.

El dispositivo posee un chip para obtener la información que se necesita.

Reconocimiento en España

Insulclock recibió el Premio G5 Innova de España. El mismo, busca reconocer iniciativas creadas para solucionar problemas sociales, como es la diabetes.

Suso Pérez, uno de los expertos que participa en este proyecto, comentó que este nació en los últimos meses de 2014. La meta era ayudar a responder a la pregunta: ¿me puse hoy la insulina? Esa misma pregunta se la hizo José Luis López, director general y cofundador de la empresa, quien desde hace más de dos décadas padece de diabetes tipo 1.

Insulclock permite que los tutores, cuidadores o médicos de los enfermos, sean conscientes de lo que le sucede. Incluso es posible programar alarmas, para no olvidar ponerse la insulina o para localizar/llamar al cuidador o tutor. De igual forma, si se comete un error al administrar el medicamento, este dispositivo será capaz de detectarlo de forma automática. Sonará una alarma y en la pantalla aparecará un mensaje.

Insulclock recibió el Premio G5 Innova de España.

En la actualidad, los pacientes de diabetes carecen de una herramienta similar a esta. Existen algunas aplicaciones para tomar notas, pero nada que registre automáticamente las dosis de insulina suministradas.

Insulclock ya trabaja en dispositivos para supervisar patologías como los dolores agudos, la esclerosis múltiple, los problemas respiratorios y las dificultades relacionadas con la fertilidad.