La diabetes gestacional es considerada la intolerancia a los carbohidratos, presente o reconocible en el embarazo, con independencia al inicio del proceso de gestación a que es diagnosticado el trastorno del metabolismo, si se administra insulina o no, o si tras el parto desapareciera o no. Razón por la que se presentan un número múltiple de condiciones con distintas perspectivas y pronósticos, que dependen del nivel de afección manifestado en el metabolismo.

Para la Organización Mundial de la Salud, el diagnóstico válido está en la mencionada intolerancia con anterioridad a la gestación, a saber: diabetes tipo 2 y pre-diabetes, considerándose entonces: a) Dos o más glucemias presentes en ayunas, las cuales igualan o superan a 5,6 mmol/L. b) La glucemia igual o que supera a 7,8 mmol/L dos horas después de tomar 75 g de dextrosa anhidra.

Mantiene la Organización Mundial de la Salud los criterios sobre la sobrecarga de 75 gramos de dextrosa, así como el valor de la glucemia a las dos horas, teniéndose presente que las mujeres presentan en la gestación valores glucémicos en ayunas inferiores a los que manifiesta habitualmente.  

No debe considerarse la diabetes gestacional como una fase pre-diabética, y sí como auténtica diabetes

No debe considerarse la diabetes gestacional como una fase pre-diabética, y sí como auténtica diabetes.

Recomendaciones para detectar las diabetes gestacional

Sobre la pesquisa de la diabetes gestacional, se plantea realizar glucemia en ayunas, y solamente realizar la PTG en el rango comprendido entre las semanas 28 y 32, de existir factores de riesgo, o bien en determinados momentos del embarazo, si la glucemia en ayunas se iguala o superiora a 4,4 mmol/L. Dicho valor es el indicador de la población en riesgo a la que se le deben realizar pruebas basadas en los valores de diagnóstico de la segunda hora.

No debe considerarse la diabetes gestacional como una fase pre-diabética, y sí como auténtica diabetes, si bien desaparece después del parto, significa un riesgo de diabetes mellitus. Deben incluirse en este criterio de diagnóstico valores establecidos como pre-diabéticos, lo cual incide directamente sobre la salud de la madre, pero especialmente en la del feto, no solamente en lo referente al riesgo futuro, sino también en el que representa en el embarazo. La diabetes gestacional podría acabar con la vida del feto, independientemente a si pertenece al criterio de diabetes mellitus o no, TGA o de GAA. No es posible establecer diferencias, el total de las embarazadas que presenten algún nivel de trastorno hidrocarbonado necesitan atención.

Se plantea realizar glucemia en ayunas, y solamente realizar la PTG en el rango comprendido de las semanas 28 y 32, de existir factores riesgosos

Se plantea realizar glucemia en ayunas, y solamente realizar la PTG en el rango comprendido entre las semanas 28 y 32, de existir factores de riesgo.

Riesgos al culminar la gestación

Concluida la gestación, este antecedente de diabetes gestacional se convierte en factor de riesgo fundamental de una futura diabetes mellitus, bien de su estado anterior pre-diabético, o bien de reincidente diabetes gestacional. Una investigación de 2006, lo señala como factor de riesgo fundamental de diabetes gestacional, por delante de la glucemia en ayunas. Una serie de factores de riesgo anexos, otorgan más peso al pronóstico de otros grados de intolerancia a los carbohidratos entre mujeres que manifestaron diabetes gestacional, a saber: diagnósticos de diabetes gestacional durante la fase inicial de gestación, la necesidad de emplear insulina, fetos macrosómicos y obesidad.