¿Qué precauciones debo tener si como fuera y tengo diabetes?, es una pregunta que te plantearas en muchas ocasiones, sobre todo al principio del tratamiento. Todas las personas nos encontramos ante situaciones en las que no es posible tener un control total sobre la dieta: reuniones, comidas de trabajo, vacaciones, etc. Comer fuera forma parte de la vida cotidiana y un diabético no debe evitar estas situaciones, sino aprender a comer de manera sana en estos entornos. Elegir los alimentos que mantengan un control del nivel de glucosa, bajos en grasa o sal puede ayudarte a disfrutar tu salida sin transgredir la dieta. Aquí te doy algunas recomendaciones para conseguirlo.

¿Qué debo tener en cuenta cuando voy a salir a comer?
Hay varias cosas que debes considerar al comer fuera:
– Conocer tu propia dieta: si tú sabes qué cantidad de calorías, carbohidratos y grasas te está permitido consumir, será más fácil cambiar alimentos y comer sin pasar el límite.
– Aprende a seleccionar alimentos que son equivalentes a los que debes tomar en tu dieta.
– Aprende sobre tamaño de porciones, contenido de grasa, calorías y todo lo necesario para la dieta apropiada.
– Inclínate por comer en lugares en donde tengan una gran variedad de alimentos, así podrás hacer mejores elecciones.
– Haz las reservas por adelantado. En algunos sitios pueden preparar tu menú si lo solicitas con antelación.
– Programa la hora de la comida y tus medicamentos. Es importante que no alteres tus horarios para obtener un máximo beneficio del tratamiento y evitar cambios en los niveles de glucosa. Para calcular el tiempo debes tener en cuenta la espera en el restaurante, la dosis de medicamentos y la preparación de los platos especiales. Esto es muy importante cuando utilizas insulina.
– Averigua si las personas que te acompañarán pueden ajustarse al horario que tú requieres y toma precauciones.
– Prepara un aperitivo para tomarlo en caso de que la comida se retrase más de lo que esperabas (un yogurt, una fruta pequeña, etc.)

– Si el horario se altera por completo (por ejemplo si la comida es a las 6 de la tarde, o la cena a media noche) pregunta a tu médico si debes cambiar medicamentos o preveer algo más.
– No llegues hambriento a la comida, toma tus alimentos normalmente. Así comerás menos y no estarás en riesgo de hipoglucemia.
– Evita comer en puestos callejeros. Las personas diabéticas pueden tener problemas serios de salud si tienen un contagio gastrointestinal.

¿Qué me puede ayudar a comer sanamente cuando ya estoy dentro del restaurante?
– Pregunta si hay menús o alimentos para personas con diabetes, bajos en grasas, calorías o sal. Algunos restaurantes acostumbran a tener este tipo de comidas y pueden indicarte la cantidad de nutrientes que aportan.
– En ocasiones es posible que el cocinero te prepare el mismo plato con carne magra, a la plancha, menos aceite o alguna otra modificación que sea necesaria.
– Pide sustitutos de azúcar si te están permitidos.
– Evita las salsas y aderezos o limítalos al mínimo. Suelen tener altos contenidos de grasas y calorías.
– Come lentamente para consumir menos cantidad de alimentos.
– Solicita guarniciones a base de vegetales hervidos en lugar de puré de patata, frijoles o vegetales fritos.
– El pollo o el pescado suelen ser mejor opción, salvo que están fritos o rebozados.


¿Qué hago si no hay alternativas saludables en el menú?
– Pide porciones pequeñas. Evita caer en la tentación de promociones con más cantidad de alimento.
– Come lo mismo que comerías en casa. Si sobra alimento, pídelo para llevar o compártelo.
– Pide los aderezos a un lado del plato y no sobre ellos, así tú controlarás la cantidad que consumes.
– Si el alimento esta empanado, elimina la cubierta de pan.
– Come la fruta como postre y evita los alimentos con pan.
– Si no hay complementos saludables (vegetales en vez de patatas fritas), pide que no los incluyan.
– Limita el consumo de alcohol, ya que contiene calorías y no te nutre.
– Haz un comentario o sugerencia al salir del restaurante, de manera que en un futuro sea posible de que tengan opciones adecuadas en el menú.
– Procura que tus otros alimentos del día equilibren el exceso.

¿Qué hago si solo sirven un solo tipo de comida?
– Si comes pizza, pídela de vegetales y evita las porciones grandes o de embutidos.
– En la comida mexicana escoge los platos que contienen vegetales, que sean a la plancha, no fritos. Limita el consumo de tortillas, crema y aguacate.
– En la comida oriental inclínate por alimentos que no estén fritos o empanados, selecciona alimentos con vegetales. Limita el consumo de salsa agridulce.
– En restaurantes de comida rápida opta por platos con ensalada y pollo a la plancha en vez de hamburguesas y patatas.

Recuerda que…
– Una comida rápida puede contener de promedio tantas calorías, grasa y sal como para cubrir las exigencias de todo el día.
– En los restaurantes de comida rápida también puede haber selecciones saludables.
– Las ensaladas te ayudan a mejorar tu control de alimentos.
– No tienes que comer TODO lo que te sirvan, solo lo correspondiente a las porciones.
– No creas que por ser “light, de dieta o bajo en grasa” puedes consumirlo sin medida, solo puedes consumir estos alimentos con un poco mas de libertad. Por ejemplo el pan “bajo en grasa” tiene mucha azúcar. Aprende a seleccionar alimentos adecuados.

Si sigues estos consejos te ayudarán a tener un mejor control de la diabetes. Pero no olvides que tu médico o nutricionista son los que te deben hacer un plan de alimentación.