Muchas personas en el mundo padecen el Síndrome de Resistencia a la Insulina. El también conocido como Síndrome Metabólico o Síndrome X, ocasiona la pérdida de la capacidad de recibir en el organismo las señales de la insulina a nivel celular.

Los diabéticos con esa condición pueden sufrir, simultáneamente, afecciones como la elevación del colesterol. Otros problemas pueden ser el incremento en los triglicéridos, el sobrepeso y la hipertensión arterial. Estos padecimientos los convierten en más propensos a accidentes cardiacos y cerebrales.

Por tal motivo, es primordial prevenir o detectar el Síndrome X en etapas tempranas. Siguiendo esa indicación, los doctores suelen incorporar a los métodos de diagnóstico de cada paciente, un análisis de sensibilidad a la hormona insulina.

El Síndrome Metabólico ocasiona la pérdida de la capacidad de recibir las señales de la insulina a nivel celular en el organismo

El Síndrome Metabólico ocasiona la pérdida de la capacidad de recibir las señales de la insulina a nivel celular en el organismo.

Hablando de la insulina

Toda la comida que ingerimos se convierte en micronutrientes, proteínas o glucosa, componentes que tienen una función particular en el interior del organismo humano. La glucosa es la encargada de generar energía en las células, y la insulina envía la señal a estas para que permitan su entrada.

Si este proceso ocurre de forma desbalanceada, significará que a nivel celular existen problemas para asimilar la acción de la hormona en cuestión.

Entonces, para controlar la glucosa, el cerebro forzará al páncreas a secretar más insulina, lo que provocará el aumento de la propia hormona en la sangre. Eso se denomina “Hiperinsulinemia” o “Hiperinsulinismo”, que también ocasiona problemas graves al organismo.

Los alimentos

En la dieta de una persona sana, la mayoría de las calorías que se ingieren provienen de los “carbohidratos simples”. En esa categoría entran el azúcar y los productos manufacturados, tales como galletas, pasteles y refrescos.

Estas sustancias son absorbidas con mayor rapidez por el torrente sanguíneo.  El páncreas, como consecuencia, obtiene más fuerzas para producir la insulina que equilibrará el azúcar en sangre.

Con la ingesta desmedida de este tipo de productos y una vida sedentaria, las células se vuelven más resistentes a la  insulina. Debido a eso, los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo tendrán la tendencia a subir.

Como muchos de los alimentos que habitualmente comemos también tienen altas concentraciones de grasas saturadas, se incrementarán problemas como la obesidad, la hipertensión y el alto colesterol. Esos elementos, junto a la falta de ejercicio físico, son los principales agentes de riesgo del Síndrome metabólico.

Lo anterior no significa que una persona con un adecuado peso corporal, esté exenta de desarrollar dicho padecimiento. Al igual que en la diabetes mellitus y otras muchas enfermedades, la herencia genética familiar puede ser otro relevante factor de riesgo.

El cerebro fuerza al páncreas a secretar más insulina, lo que provocará el Hiperinsulinismo, que ocasiona problemas graves al organismo

El cerebro fuerza al páncreas a secretar más insulina, lo que provocará el Hiperinsulinismo, que ocasiona problemas graves al organismo.

Prevención y detección

Estudios de prestigiosas entidades especializadas, estiman que una de cada cuatro personas en el planeta padece de resistencia a la insulina. El 50 % de las personas con obesidad también sufren esa afección.

La cifra de diagnósticos de dicho Síndrome ha aumentado de forma alarmante en las últimas décadas. La causa es la forma de vida que llevamos hoy, marcada por el sedentarismo. La inactividad física aumenta los problemas para mantener un peso adecuado.

Debido a los graves problemas de salud que esa condición provoca y a que sus síntomas pueden pasar desapercibidos, es esencial consultar al médico para realizar los exámenes pertinentes.

Especialmente importante resulta realizarse uno conocido como “Curva de tolerancia a la glucosa”. El mismo analiza el estado de sensibilidad a la hormona insulina que tienen las células.

Para prevenir este padecimiento es fundamental incorporar hábitos saludables a nuestro estilo de vida, empezando por la dieta

Para prevenir este padecimiento es fundamental incorporar hábitos saludables a nuestro estilo de vida, empezando por la dieta.

Atención temprana

Si el Síndrome Metabólico no se trata a tiempo, serán cada vez mayores las probabilidades de padecer diabetes tipo 2. Se estima que los pacientes con “hipersulinemia”, desarrollarán diabetes mellitus en menos de 10 años.

Para prevenirlo, podemos ir incorporando hábitos saludables a nuestro estilo de vida. Se puede empezar por la dieta y la regularidad de los ejercicios físicos.

Los doctores, en los casos necesarios, recomiendan el uso de medicamentos para mejorar la respuesta celular a la hormona insulina.

Enfrentar y evitar esta condición, solo dependerá de tu disposición y la voluntad con que asumas rutinas saludables.

Guardar