En un informe presentado por investigadores holandeses del Centro Médico Erasmo de Rotterdam, se llama la atención con respecto a que las personas que padecen diabetes mellitus con la glucosa mal controlada están en riesgo elevado de fracturas, si bien su densidad mineral ósea resulta elevada.

Las conclusiones de dicho informe, puntualizan sobre la necesidad de la reevaluación ósea de los pacientes del tipo 2, especialmente si se trata de una mal controlada. Dichas conclusiones apuntan que se hace necesario encontrar un indicador que resulte más descriptivo para controlar la glucosa, en vez de la existencia o no, únicamente, del padecimiento diabético, para así evaluar con mayor precisión los riesgos de fracturas.

Muestreos a pacientes sobre posibilidad de fracturas

Esta investigación se centró en determinar la glucosa controlada entre las personas con diabetes mellitus, que podía influir en su relación con la geometría ósea y las fracturas, monitoreando a unos 3715 casos no diabéticos, 203 diabéticos controlados y 217 diabéticos mal controlados.

Las personas diabéticas mal controladas presentaron un 62 por ciento mayor de riesgo a padecer fracturas

Las personas diabéticas mal controladas presentaron un 62 por ciento mayor de riesgo a padecer fracturas.

Las personas diabéticas que participaron presentaban una densidad mineral ósea mayor que los no diabéticos en la columna lumbar y en el cuello femoral. Mientras que en las personas con diabetes, la densidad mineral ósea mostraba un aumento con mal control del padecimiento.

Los pacientes mal controlados presentaban los córtex óseos con mayor grosor entre los tres grupos muestreados, si bien no se dieron diferencias significativas a la resistencia a la flexión entre los grupos comparados.

Resultados de la investigación

Las personas diabéticas mal controladas presentaron un 62 por ciento mayor de riesgo a padecer fracturas con respecto a las personas diabéticas que sí estaban debidamente controladas, y un 47 por ciento mayor de riesgos de fracturas que los no diabéticos. Los riesgos no variaron de forma significativa entre las personas no diabéticas y en los que la diabetes estaba bajo estricto control.

Los diabéticos con mal control de la glucosa presentan la tendencia a fracturarse con una mayor densidad mineral ósea

Los diabéticos con mal control de la glucosa presentan la tendencia a fracturarse con una mayor densidad mineral ósea.

En opinión de los investigadores, quienes padecen diabetes y tienen la glucosa controlada inadecuadamente, presentan la tendencia a fracturarse con una mayor densidad mineral ósea, al contrario de si el padecimiento se encuentra estrictamente bajo control. El vínculo existente entre controlar incorrectamente la enfermedad y los riesgos a fracturarse, así como entre la densidad mineral ósea y la geometría ósea, se mantuvieron luego de estimar factores diversos sujetos a confusión, es decir, la utilización de la insulina y demás fármacos para combatir la diabetes.

Consejos

Evaluar la salud ósea puede contribuir a monitorear, integralmente, a las  personas diabéticas, dados los altos riesgos de fracturarse, aunque no se haya diagnosticado de osteoporosis u osteopenia. Para el futuro, habrá que llevar a cabo un profundo análisis de la posibilidad de patrones riesgosos en las mediciones longitudinales de la densidad mineral ósea y los marcadores de reabsorción ósea, para controlar la glucosa.

Evaluar la salud ósea puede contribuir a monitorear, integralmente, a las  personas diabéticas

Evaluar la salud ósea puede contribuir a monitorear, integralmente, a las personas diabéticas.

Para ello son necesarias investigaciones prolongadas. Los informes aquí obtenidos apuntan a que, controlar la glucemia adecuadamente, puede resultar en enfoques clínicos en aras de disminuir los riesgos de fractura en pacientes con diabetes mellitus en la adultez.