Aumentar dos kilos entre el primer embarazo y el segundo, duplica las posibilidades de padecer diabetes gestacional, según estudio realizado por investigadores noruegos.

Es normal que las mujeres ganen peso después del embarazo, pero eso las convierte en blanco fácil para la diabetes gestacional, una enfermedad que no impactará con la misma fuerza en quienes mantengan su peso más estable.

Control prenatal

Así confirman investigadores en Noruega, quienes desde la Universidad de Bergen realizaron una investigación enfocada en las maneras en que afecta tras el parto, el aumento de peso en la madre. La investigación publicada en la revista PLOS Medicine, confirmó lo que ya sospechaban los científicos.

A más kilos aumentados, más probabilidad de diabetes gestacional

Para encontrar lo que buscaban procesaron las transformaciones en el peso de mujeres que como mínimo vivieron dos embarazos, ambos entre 2006 y 2014. Fueron 24.198 las madres examinadas al detalle por el Registro Médico Noruego de Nacimientos.

Como resultado se obtuvo que aquellas que elevaron su peso entre uno y dos kilos, entre la primera y segunda gestación, poseían un 35,6% más de riesgo de presentar diabetes gestacional en el siguiente embarazo, si se les comparaba con las que se habían mantenido en un peso estable.

Necesidad de controlar el peso entre embarazos

Dos kilos de más, duplicaba el riesgo. Y las mujeres que aumentaros más de cuatro kilos, aumentaban por cinco las probabilidades. Además se observó un aumento considerable en las mujeres que tenían un  Índice de Masa Corporal por debajo de 25 durante la gestación del primer bebé.

Con esta investigación, los investigadores buscan que se tenga en cuenta durante el tiempo de control prenatal, la variación del peso entre embarazos de la madre, como un probable factor independiente de riesgo. También manifiestan la significación de efectuar más indagaciones científicas acerca de las estructuras fisiopatológicas de la diabetes durante la gestación.

Control del nivel de glucosa en la sangre

La diabetes gestacional, también conocida por las siglas DMG, es un tipo de diabetes mellitus provocada por la gestación de un bebé. Se desconocen los detonadores específicos de este tipo de padecimiento. Algunos criterios científicos validan la posibilidad de que se deba a que determinadas hormonas del embarazo disminuyen la capacidad del organismo para responder a los efectos de la insulina.