Es normal que las embarazadas con diabetes sientan alguna preocupación al acercarse el momento del parto. Se trata de un importante instante en la vida de la mujer que, en estos casos, es agravado por una enfermedad crónica e incurable.

En la mayorIa de los casos el parto es un proceso natural. En la actualidad lo que predomina es que lo asistan los doctores en los hospitales. La participación de médicos especialistas en obstetricia suele ser más activa cuando aparece alguna complicación en el embarazo o el parto.

Nadar es uno de los ejercicios físicos que más favorece a las embarazadas.

Nadar es uno de los ejercicios físicos que más favorece a las embarazadas.

En el caso de las mujeres diabéticas, los especialistas siempre tienen un cuidado extremo. Al acercarse el momento del alumbramiento,  ellos examinan al detalle el estado de salud de las futuras madres.

Después, dialogan con la mujer acerca del método que emplearán para asistirla. En esa decisión influyen varios elementos. El control del azúcar en sangre, la estabilidad de la presión arterial, que los riñones funcionen correctamente y las posibles complicaciones que pudiera traer consigo la diabetes, son algunos de esos factores.

Igualmente se analiza la talla y la cantidad de movimientos del niño en el vientre. Será importante la frecuencia de los latidos de su corazón y la cantidad existente de líquido amniótico.

En diferentes instituciones de salud ofrecen clases para aprender cómo minimizar las complicaciones del parto.

En diferentes instituciones de salud ofrecen clases para aprender cómo minimizar las complicaciones del parto.

Por lo general, las embarazadas pueden decidir tener el parto natural. También pueden optar por la inducción del proceso o por una cesárea planificada. Esta última opción es una de las más comunes. Consiste en una incisión quirúrgica en el útero y el abdomen. Por ahí sale el bebé. Como se trata de una cirugía, es posible que se prolongue la recuperación un tiempo mayor que el correspondiente a un parto natural.

En realidad no tiene mucha relevancia la manera en que nazca el bebé. Todo el tiempo del parto los doctores estarán pendientes del nivel de azúcar en sangre de la madre.

La primera etapa del parto reducirá la necesidad de consumir insulina. De hecho, hay altas probabilidades de que no necesite de esta hormona en el proceso de alumbramiento ni entre 24 y 72 horas después. Con frecuencia, los doctores medirán los niveles por si es necesario intervenir.

Es importante que los doctores estén al tanto todo el tiempo de cómo te sientes.

Los doctores están p0endientes todo el tiempo de cómo te sientes.

Instrucciones para la diabetes gestacional

En el hospital, se ofrecerán clases para ayudar a preparar a la embarazada para este momento.  Le explicarán qué esperar de este proceso. Incluso enseñarán técnicas para hacer menos doloroso el dar a luz. También educan a la madre en las maneras de proteger a su bebé recién nacido.

Es relevante que una persona de confianza acompañe a la futura madre en este momento. Puede ser su pareja, los padres, algún pariente o una amistad de confianza. Eso hará que se sienta relajada aunque se encuentre en un hospital.